A Mayor Libertad Individual Menor Arbitrariedad y Más Desarrollo

Escrito por María el . Posteado en Fundamentos

En función del grado de libertad del que gozan sus ciudadanos, los gobiernos pueden considerarse -en términos axiológicos- en buenos y malos.

Las constituciones nacionales de los Estados promulgan los derechos, garantías y las obligaciones a las que estamos sujetos los ciudadanos de un país; sin embargo, cada una de ellas, habla de un trasfondo filosófico, ético y moral que imprime sus características a la sociedad. Existen cartas magnas buenas o moralmente justas pero también las hay malas o absolutamente injustas como la de Cuba, claro exponente de que la libertad individual queda sometida a los designios de los mercenarios de la revolución comunista y sus arbitrarias decisiones.

Así, en una nación, el mayor grado de libertad está directamente relacionado con la bondad de un sistema en el que los ciudadanos pueden desarrollar sus mejores potencialidades sin temor a la represión burocrática gubernamental, en tanto, las restricciones a las libertades individuales, hablan a las claras de un sistema intrínsecamente injusto, arbitrario, que tiende a anular la singularidad y las normas objetivas que regulan su comportamiento en sociedad. En ese contexto es clave el rol de la Justicia y el concepto que se tenga de ella ya que asegura al ciudadano un marco legal apropiado en el cual desarrollarse como ciudadano.

Sostengo que no hay comportamiento humano más despreciable y repudiable que el de aquel que, atentando contra los valores permanentes del Hombre, se convierte en cómplice de las atrocidades que promueven los gobiernos autócratas y despóticos. Seres favorecedores de la injusticia que callaron cobardemente ante cada restricción a los derechos ciudadanos y apoyaron el abuso de los gobiernos de turno, esos que silenciaron con la muerte y la cárcel cualquier búsqueda de Justicia. Cada uno tiene el derecho de perseguir la felicidad y propósito de vida acorde al ejercicio de su propia libertad en consonancia con los deseos y acciones que racional e independientemente elija siendo la honestidad, la integridad, la autoestima, la independencia de criterios, la justicia y la productividad los motores que impulsen ese principio básico de vida.

Filosóficamente hablando, Dictadura es siempre sinónimo de injusticia y de parcialidad. Un sistema que atenta contra la individualidad,  la racionalidad  y  los valores morales y éticos que existen en los individuos y rigen su accionar. Políticamente, dictadura es sinónimo de persecución y represión a las libertades individuales. Cuba, Venezuela y Argentina son claros exponentes continentales de que la irracionalidad, fomentada desde las más altas esferas del gobierno, siempre es injusta; sistemas detrás del cual se escudan los amorales, resentidos y ávidos de ese poder ilimitado que les confiera una autoridad que jamás podrían ganarse por medio del respeto de sus conciudadanos.

Si la revolución cubana representa el paradigma de la injusticia hecha ley por medio de su Constitución y, por lo tanto, la legalización del mayor centro de torturas, asesinatos, presos políticos y exilados de la región, Argentina y Venezuela son el prototipo de esa injusticia que va socavando la moral y la autoestima de los ciudadanos por medio de acciones de gobierno cuyo único propósito es someter la individualidad al colectivismo salvaje y esclavo. Y, los tres países, coincidiendo en su fin último de sojuzgar a los ciudadanos mediante la manipulación y el uso arbitrario de la realidad para doblegar la capacidad de razonar y actuar en busca del bien individual.

La reciente publicación del “mapa de riesgo político mundial” confirma lo dicho. Venezuela encabeza el ranking, junto a una decena de países, de “peligro muy alto” en tanto Argentina, junto a Cuba, están un escalón por debajo y ostentan el triste privilegio de ser países de “alto riesgo”.

 

Por:  María del Valle  |  Foto: Stefan Georgi


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF