¿Acostumbrarse, Luchar O Emigrar? Las Únicas Opciones En Venezuela

Escrito por Jose M el . Posteado en Libertad

La situación en Venezuela es cada día peor, en todos los ámbitos. En el político, la polarización ya incluye tres bandos: la minoría organizada que apoya a un dictador que no se representa ni a sí mismo. También está la minoría desorientada, que son los que aún creen en las estafas y cuentos de los agentes de la MUD. Y finalmente: la mayoría desorganizada, que empiezan buscar opciones y poco a poco se consiguen con la Resistencia y con los que promovemos el capitalismo.

En lo económico, la cosa es más grave aún. Los tres grupos pasan las mismas penurias de una crisis causada por la intervención del Estado en la economía, donde cuatro leyes sobresalen sobre otras miles, destruyendo al país: la ley de precios, LOTTT y el control de cambio. ¿La cuarta ley? La del saqueo; que si bien es inherente a las tres mencionadas, la vemos todos los días ejecutada en el robo de la propiedad privada por parte de mercenarios ocupando “temporalmente” establecimientos comerciales e industriales. ¿El otro saqueo? El que hacen miles de venezolanos inmorales cuando invaden con una cola los establecimientos comerciales, para “comprar” productos a precios en los que el comerciante pierde la vida.

El tercer ámbito, es el social. Este ámbito está estrechamente ligado a lo individual, porque no puede haber tal cosa como “la sociedad” si no se considera a cada una de sus partes: los individuos. Eres tú, yo, él, ella; cada uno de los venezolanos que -acorralados por una deprimente realidad causada por el socialismo- no saben qué hacer ni a dónde ir. Esto que nos queda –de lo que alguna vez se llamó Venezuela- es como una tierra de zombis: sin rumbo, sin esperanza; reaccionando nada más que ante estímulos. ¿Existe alguna o algunas otras opciones? Sí, tenemos solo tres: o nos acostumbramos, o luchamos, o nos vamos; no hay más.

Acostumbrarse

Esta es la más fácil de las tres, pues consiste en seguir tal cual vamos: reaccionando a estímulos. Significa, perpetuar esta tierra de zombis en el limbo, sin quejarse, haciendo las mismas colas todos los días, hacer como si nada cuando el dinero no nos alcanza, limpiarse con el trapito, bañarse solo con agua y comer solo lo que se consiga. ¿Será que los venezolanos solo somos animales de costumbre? Pues quienes eligen esta opción –que no es más que hacerse chavistas- demuestran que sí: solo son animales.

Luchar

La más difícil, porque requiere responsabilidad individual y eso es algo a lo que buena parte de este “país” renunció hace tiempo. Requiere disposición y determinación para entender cuál es la raíz del problema –que no es otro que el sistema socialista- y la aceptación de la única solución –que no es más que el sistema contraparte- el capitalismo. No ese “capitalismo” clientelar al que están acostumbrados quienes ignoran realmente de qué se trata, en el que unos pocos se enriquecen con favores del gobierno y recursos del Estado. No, se trata del capitalismo original, el que promueve la soberanía individual y la economía de libre mercado, con un gobierno cada día más pequeño que los ciudadanos.

¿Por qué el capitalismo? Porque lo que necesita esa gran mayoría desorganizada a la que me referí al principio es: volver a su esencia, recuperar su individualidad; y el único sistema que le suministra un código de valores fundado sobre su propia vida, libertad y propiedad es ese, no hay otro. Luchar significa: defender lo contrario, promover la verdad, radicalizarse en lo correcto; y quieran entenderlo o no, lo correcto es: la libertad pura, no controlada. Para los que quieren luchar, si tienen paciencia y voluntad, leerán esta carta.

Emigrar

La más injusta, pero la más factible (para algunos). Significa, tener los pantalones para dejar todo lo que se conoce y todo lo que se quiere, para ir a un lugar desconocido a comenzar de cero. Es una decisión de valientes que –ante la imposibilidad de alcanzar sus metas personales- no tienen más opción que empacar sus maletas con lo que les quepa, venderlo todo para tratar de comprar un pasaje y: salir en busca de más. Por eso es incomprensible ver que personas, ataquen a quienes emigraron, pues lo hicieron sobre mucho dolor y fingiendo desapego. Se fueron de un país que les ha quitado más de lo que les ha dado, porque el socialismo es así: te quita todo a cambio de nada.

Emigrar no es –como algunos lo quieren hacer ver- huir como un cobarde. En Venezuela, es huir de una situación desfavorable, que no le permite a una persona alcanzar sus propósitos personales. Quien emigra, lo hace porque quiere más, algo mejor, y lo hace para dar lo mejor de sí. Buena parte de los venezolanos que emigran, están más pendientes y preocupados de la situación del país, que aquellos que se quedan y deciden acostumbrarse. Valen más que ellos, le hacen más falta a un país que –con todo el potencial para ser de primer mundo- desperdicia todo en una idea que no ha funcionado en ningún lado: el socialismo.

Solo quedan tres opciones, tres alternativas entre las cuales cada venezolano deberá elegir. Los que odian tomar decisiones, se quedarán automáticamente con la primera. Los que vemos a la libertad como el valor supremo –por encima de cualquier otra prioridad- y somos necios, seguimos luchando; y muy seguramente nos tocará salir antes de morir. Y los que escogen la opción de empezar de cero, a pesar de que no querían: tuvieron que huir.

 

Por. José Miguel  |  Foto: Gosia Malochleb


Jose M
Fundador de iF Revista Digital. Escribo para no morir en el tiempo; opino para defender lo que sé y cuestiono para descubrir lo que no. Capitalista | Libertario | Egoísta | Amante de la libertad individual


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF