Carta De Una Individualista: “Quiero Vivir, No Luchar Por Sobrevivir”

Escrito por María el . Posteado en Cartas

No quiero luchar más por la libertad, ni por las instituciones republicanas; tampoco realizar campañas por la honestidad de los gobernantes. No quiero seguir reclamando coherencia al incoherente, honestidad al deshonesto. Tampoco reclamar condiciones de vida digna para una sociedad acostumbrada a vivir como salvajes. No quiero seguir insistiendo que a los seres humanos se los humilla y denigra cuando son obligados a hacer largas colas por un mendrugo de pan, un poco de leche y algún pedazo putrefacto de carne.

Tampoco voy a exigir que deje de castigarse a los profesionales con millones de trabas burocráticas para ejercer su profesión como tampoco voy a reivindicar que los industriales y productores tengan libertad para generar esa riqueza que redundará en beneficio de todos. No lo voy a hacer, incluso, por los pensadores y honestos intelectuales que son injustamente perseguidos por una horda de ignorantes, incapaces de entender que en lógica A es
A.

No voy a reclamar más por el derecho positivo que nos asiste como ciudadanos a vivir de acuerdo a lo que dictan las leyes; tampoco voy a reclamar por las injusticias y las aberraciones jurídicas y humanas, ni por los atropellos a nuestras libertades fundamentales en un sistema donde reina el sinsentido de lo inhumano. No voy a insistir más en que la Libertad es el único medio que ofrece al individuo libre las condiciones necesarias para desarrollar sus máximas potenciales, para elegir cómo quiere vivir y cómo alcanzar la propia felicidad.

Soy individualista y soy libertaria y en ese contexto no hay razones para seguir clamando desesperadamente -ante gobiernos e instituciones- para que devuelvan a los individuos a quienes han sometido y le han confiscado sus vidas, la dignidad de vivir. No necesito líderes carismáticos ni comunicadores sociales, periodistas o filósofos que me indiquen qué pensar. Si bien no soy una notable pensadora, me tomo mi tiempo para reflexionar sobre la realidad y sus circunstancias y recurro a los libros como fundamento intelectual de mis pensamientos.

Amo la Vida, la música, los libros, las charlas, el debate de las ideas; venero el silencio, la naturaleza. Detesto la hipocresía, la mentira, la soberbia, la incapacidad, las prebendas, el culto a la mediocridad tanto o más como el triunfo de los mediocres y los acomodaticios. Odio profundamente a quienes se abusan de la ignorancia, la humildad o la bondad de los individuos despojándolos de su dignidad y su predisposición a elegir cómo quieren vivir mientras, sentados sobre el fruto de la defraudación, la estafa y el saqueo, se burlan al ver a los estafados sometidos a indignas condiciones de vida.

Mi país representa todo eso pero hay otros que respetan al individuo, su libertad y el derecho a elegir cómo conseguir su propia felicidad. Hay países predispuestos a simplificarle, o al menos, no complicarle demasiado la vida al ciudadano; otros que no hacen más que sumarles un escollo tras otro mientras terminan por aniquilar su deseo de vivir. Quiero vivir no sobrevivir! Esta es una declaración de rebelión silenciosa al oscurantismo, la decadencia, la demagogia y la mentira. Al sometimiento del individuo al colectivismo; al sacrificio de los más capaces; de esos hacedores que con su inventiva logran simplificarle la vida al Hombre valeroso, orgulloso de estar vivo. No pretendo oligarcas sino aristócratas de la Vida y la Libertad.

No voy a hacer de mi Vida el escenario de una lucha permanente por exigir algo que considero básico para la vida y que se llama ¡LIBERTAD! Me cansé de los predicadores de la ignorancia, de la sumisión y de la humillación de lo más valioso que existe en la tierra y que se llama INDIVIDUO.

 

Por: María del Valle  |  Foto: wallpaperscreaft.com


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF