Dentro De La Unidad Todo, Fuera De Ella Nada. ¿De Qué Se Trata?

Escrito por Luis el . Posteado en Actualidad

El venezolano de hoy (no el de la generación del 28) tiene una capacidad asombrosa para acostumbrarse rápidamente a los males que padece el país, se adapta velozmente al contexto y pierde su capacidad de asombro con bastante rapidez. Recientemente veíamos el caso donde todo el país se unió en una avalancha de voces para decirle a Lorenzo Mendoza que no estaban de acuerdo con su más reciente declaración, donde básicamente invitaba al país a no perder las esperanzas. Sin embargo, nadie reaccionó del mismo modo con una noticia publicada el mismo día, donde Tarek El Aissami denunció a Rafael Isea por actos de corrupción que incluso el fallecido presidente eterno sabía.

Claro, yo entiendo, hablar de corrupción del gobierno, incluso si ellos lo admiten es un poco redundante, ya eso es un CD muy rayado, es como si ahora dijeran que Diosdado dejó a Pablo Escobar en pañales, así hagan muchas series sobre Diosdado nadie se asombraría. 2 + 2 son 4, no hay nada novedoso en eso. De la misma forma, no hay nada nuevo en el papel que juega la Mesa de la Unidad Democrática dentro del panorama político, sin embargo –y por fortuna- a los venezolanos les genera un poco de ruido cada vez que estos –ahora- hablan.

La MUD unió a parte de la oposición bajo el mismo sentimiento autoritario, fanático y sesgado de los “revolucionarios”. Básicamente: Dentro de la UNIDAD TODO, fuera de la UNIDAD, NADA. Han intentado copiar la estructura mesiánica y mística del chavismo justificándola bajo algo tan abstracto e intangible como la “unidad –pueblo, patria, etc.- sobre fundamentos sociales, básicamente sustituyendo a Dios por la sociedad.

Los místicos sostienen la arbitraria e impredecible “voluntad de Dios” como norma del bien y validación de la ética; sin embargo, los Chavistas y la MUD –que es básicamente lo mismo- reemplazaron la “voluntad de Dios” por el “bien de la sociedad”. Esto constituye  que “el bien es aquello que es bueno para la sociedad”, y lógicamente quiere decir que la “sociedad”, la “unidad” o la “patria”, está por encima  de todo principio ético, dado que ella misma es la fuente, la norma y el criterio de la ética, y que lo “bueno” es todo lo que ella desea y todo lo que ella sostiene como principio de bienestar y placer. Es decir, la “sociedad”, la “unidad” o la “patria” pueden disponer de forma arbitraria, ya que el “bien” es todo aquello que elija hacer, simplemente porque ella escoge hacerlo.

Entonces, tenemos a un Capriles y a una MUD en general que tilda de radical y le ha dado la espalda a civiles y a dirigentes políticos simplemente porque no opinan de la misma forma que ellos, no es nueva esta actitud entre los dirigentes de la MUD. Solo por si no se habían dado cuenta: ¡Sorpresa! Estamos rodeados de caudillos y líderes mesiánicos y autoritarios bajo el argumento de alcanzar bienestar social. Y todos los que estén medianamente de acuerdo con lo leído aquí son unos “radicales”. Recuerdo a uno de los primeros “radicales”: Diego Arria, fue el único que no firmó los acuerdos de la MUD, fue el primero en decir básicamente: “la MUD no está por encima de nadie, no estoy de acuerdo, no lo firmo, apuesto por un proceso de transición y no por un simple cambio de gobierno”.

En ese entonces era un “radical” por cuestionar y proponer un verdadero debate, hoy en día todos tienen en la boca la “radical” propuesta de Diego Arria. Esto quiere decir una cosa: cada vez que la MUD tilda a algún opositor de radical hay que verlo con cuidado, porque puede ser como una especie de señal que indica: “este es un verdadero opositor, demócrata y amante de la libertad”, así que debemos estar pendiente de los pataleos de la MUD.

La discusión de la MUD no reside en discutir si una concentración es más conveniente que una marcha, o si Leopoldo tomó una decisión “egoísta” sin pedir permiso; el problema radica en que nada puede hacerse sin consultarlo con los pastores del templo de la UNIDAD, y quien atenta contra la UNIDAD, “atenta contra la sociedad y la patria”. Quien diga que hay otros medios de hacer política aparte de medirse en unas elecciones viciadas, sin garantías electorales y con un ventajismo obsceno en contra, también atenta contra la UNIDAD.

La MUD debería dar el ejemplo de aquella “democracia” que dicen defender. ¿Por qué no proponen debates serios –así sea entre ellos- como en cualquier país libre? ¿Por qué no los vemos discutir propuestas? ¿Por qué no los vemos pronunciarse seriamente –más allá de un vocero- sobre las distintas situaciones críticas que aquejan al país? Pareciera, que una línea de pensamiento secuestró a la mesa que prometía ser el lugar de encuentro de las distintas filosofías que rigen el quehacer humano y por ende, la economía y política. La mesa ahora sólo tiene una silla.

Decía el soviético Félix E. Dzerzhinsky: “Debemos organizar nuestra propia oposición, antes de que la verdadera se organice en nuestra contra”, y creo que el régimen ya se ha adelantado en esto.

 

Por: Luis Paternina  |  Foto: sumarium.com


Luis
Politólogo, especializado en gerencia y políticas públicas. Venezolano expatriado buscando el lugar al que Aristóteles llamaría: Patria.


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF