¿Es Donald Trump Una Amenaza Para Estados Unidos Y El Mundo?

Escrito por Nixon el . Posteado en Opinión

Cuando un empresario trata con el poder o llega a tenerlo, no se puede esperar más que mercantilismo de su parte, lo que se traduce en dos cosas: impulso a la política monetaria -pues los mercantilistas creen que la riqueza está en el dinero- y privilegios para grupos de poder -en este caso, los que tengan que ver con el empresario en cuestión- que desigualan injustamente la competencia en el mercado.

Eso es lo que debería preocuparnos de que Donald Trump, el magnate de bienes-raíces, llegue a la presidencia de los Estados Unidos, un país que repercute en la vida de todos y que lo último que necesita es un líder que repita las recetas de capitalismo de amigotes.

Dejemos de hablar de un muro de concreto que, por lo caro y por la flagrante intención segregacionista que persigue, es técnicamente inviable, y hablemos de cosas más importantes, como sus ataques al libre comercio, por ejemplo -al buen mercantilista defensivo no le gusta que el dinero se vaya de su país-, o su deseo de cambiar la constitución para que los hijos de los inmigrantes no puedan tener automáticamente la ciudadanía aún habiendo nacido en territorio estadounidense.

Sin embargo y muy a pesar de las motivaciones xenófobas y anti-libertarias en las que Trump sustenta su candidatura a la Casa Blanca, no creo que una vez siendo presidente -en el muy posible caso de que gane la contienda- vaya a ser tan peligroso como la gente cree; y es que para concretar sus excéntricas propuestas necesitaría un considerable apoyo del Congreso, algo muy difícil en su caso si tomamos en cuenta que ni los de su propio partido lo quieren.

En general, la capacidad de ejecución que tiene la figura del Presidente de los Estados Unidos es muy limitada, no necesariamente por su rol legal, sino por el peso que ostentan las instituciones en ese país. Si de algo puede jactarse el común denominador americano es de que, mal que bien y a pesar de toda la corrupción y vicios presentes en la política, sus instituciones funcionan mejor que las de muchos otros lugares del mundo.

En tal sentido, para poder catalogar a Trump como una amenaza creíble, deberíamos estar seguros de que sería capaz de convencer con su discurso a los miembros del Congreso ―así como lo hace Obama, por ejemplo―, cosa muy difícil estando su discurso repleto de insolencias para aquel que no le haga el coro. Igual, no lo subestimo, pues aquí en Venezuela tenemos una larga tradición de grandes fracasos producto de aquello que Orlando Urdaneta denominaba el “No, vale, yo no creo”.

 

Por Nixon Piñango


Nixon
Periodista y escribidor. Artista de vez en cuando pero no perroflauta. Liberal de verdad.


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF