La Educación Pública Es La Más Costosa Y Excluyente

Escrito por Arturo el . Posteado en Libertad

El tema de la educación sensibiliza a todos, especialmente cuando estás a favor de que sea independiente. Lo cierto es que la educación pública no es gratuita, esta la pagamos cada uno de nosotros con impuestos cuando vamos al cine, comemos en un restaurante o simplemente nos tomamos un café.

Y es que a pesar de que las universidades públicas “gozan de autonomía”, su presupuesto es otorgado por el estado y por lo general no cubre los gastos para la gran cantidad de personas que desean cursar estudios superiores; sin mencionar la desviación de fondos, corrupción y miles de problemas que son parte de cualquier institución pública. ¿O es que alguna vez has escuchado de alguna universidad donde 1500 individuos realizan una prueba de admisión con plazas disponibles para todos? ¡No!, y si bien es cierto que esta es una verdad para los institutos públicos y privados, la realidad es que la demanda de cupos siempre es superior en las universidades “gratuitas”.

Así que, si escuchas historias de jóvenes a quienes se les ha negado acceso a estos recintos, ya sabes la razón. La supuesta prueba de admisión que garantiza “el ingreso de los mejores” es una excusa que sirve de camuflaje. Esa es la realidad por la que gran parte de la juventud se ve en la necesidad de buscar alternativas en universidades privadas, aunque algunos aprovechan los huecos que ofrece el sistema para comprar cupos o ingresar “por palanca”.

Pero no solo la educación superior padece los males de la administración pública, los niños también son víctimas de ello. Las escuelas (públicas y privadas) ni siquiera gozan de autonomía y tienen por obligación impartir enseñanzas de acuerdo a un plan de estudio diseñado por el gobierno de turno, que además exige a lo ciudadanos enviar a sus hijos a “educarse” bajo éste modelo de ideologización.

Cada niño es un individuo diferente y, ¿quién mejor que sus padres para escoger el tipo de enseñanza que mejor se adapte a sus necesidades y cualidades? Tener esa libertad es sencillamente imposible en una sociedad dirigida por un estado que por la fuerza impone lo que cada uno de nosotros debe aprender. Ninguna escuela primaria goza de libertad para ofrecer a la población conocimientos distintos a los dictados por el gobierno. La sociedad probablemente sería muy diferente si cada individuo pudiese disfrutar de su libre albedrío para escoger la educación que mejor se adapte a ellos y a sus hijos, en lugar de un modelo que ignora su individualidad y las diversas cualidades que cada persona posee. Una buena manera de empezar a mejorar el sistema educativo es darle autonomía a las escuelas públicas y privadas  ¿Alguna vez habías en pensado en ello?

A pesar de esta realidad, es común que muchos defensores de este modelo educativo utilicen de ejemplo a países como Finlandia, nación reconocida por tener una educación pública de calidad. La verdad es que dicha educación goza de grandes libertades, pero a su a vez tiene un gran impacto en el bolsillo de los finlandeses, pues deben financiarla con una brutal cantidad de impuestos que hacen de ella un “beneficio” sumamente caro, incluso mucho más que pagar por una educación privada en cualquier país.

Y si te parece que la educación pública no es excluyente, es porqué no te has dado cuenta de que es en la mayoría de los lugares donde supuestamente está “garantizada” en la que hay más niños en las calles y en condiciones precarias: pidiendo limosnas, pasando hambre y en muchos casos; robando. Afortunadamente, existen becas y aportes voluntarios de instituciones privadas e independientes que brindan oportunidades de estudio a los más desposeídos. Esto es sin duda, una realidad en la mayoría de los países de Latinoamérica.

¿Educación pública gratuita? Ya sabes que eso no existe.

 

Por: Arturo Martinez | Foto: cmbzone.sch.lk


Arturo
25. Escritor de a ratos. Adicto a la libertad. Tattoo Lover.


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF