La Libertad Comienza Cuando Tomamos Decisiones

Escrito por Raul V el . Posteado en Reflexiones

Estar un rato al aire libre; dejar de vivir con nuestros padres; ser independientes en todos los sentidos. Cosas que para el joven de hoy en día simbolizan y constituyen la palabra “libertad”. Pero, ¿somos verdaderamente libres? La libertad va más allá de tener dinero y un trabajo, va más allá de correr libres por los campos. Parece mentira pero incluso las personas más exitosas se sienten prisioneras de sus propias inseguridades.

Son muchas las cadenas que nos encarcelan a veces en nuestros propios calabozos internos. Como jóvenes, estamos rodeados de ellas muchas veces y, al crecer, o permanecen o se estructuran nuevas vías de auto-encierro.

Incluso el amar puede ser prisión. ¿Cuántas veces no hemos caído en amores que nos hacen daño y que en vez de hacernos sentir libres nos atrapan en ciclos de auto-desprecio? Pensemos de nuevo si somos libres y si podemos dejar a un lado la dependencia de lo que nos obsesiona (puede ser una meta o una persona).

Nos encontramos sujetos a leyes jurídicas y, a la vez, a lo que los antiguos filósofos llamaron Leyes Naturales. La libertad no es solo un papel lujoso con firmas elegantes, la libertad se encuentra en cada uno de nosotros. Es decir, si así lo decidimos, somos libres de los demonios que nos oprimen en nuestro ser. Ambos aspectos, tanto político como emocional, nos hacen libres. Son factores que van de la mano, aunque no lo parezca.

El concepto de libertad se distorsiona en países como Venezuela. Y tomo a mi propio país como ejemplo para darle fidelidad al mensaje implícito. Hay cientos de cadenas que se adhieren al montón que es capaz de soportar un joven común. La inseguridad, por ejemplo, es otro tipo de encarcelamiento psicológico, derivado del miedo a arriesgar tu vida y tus bienes solo por salir a la calle a realizar cualquier actividad cotidiana.

Somos prisioneros al no poder disponer de nuestro propio dinero e incluso, al no poder siquiera visualizar nuestro propio futuro. Diariamente, un joven emprendedor llena su mente de incógnitas sobre su futuro que, lastimosamente, no es capaz de contestar porque, si el futuro como tal se forma de millones de posibilidades inciertas, mezclamos eso con lo complicado que es surgir en Venezuela hoy en día y el joven se ve envuelto en una maraña de cadenas que surgen para ahogarlo en su propia impotencia.

Aquel sentimiento de batalla debería invadirnos para poder salir y defender una tierra llena de baches pero con mucho potencial por explotar. El guerrero debe pulirse antes de salir al mundo con su espada. Tómate un segundo para respirar, date cuenta que tu libertad está mal pintada en la pared. Pero, aunque suene absurdo, si no nos sentimos libres de nuestro propio ser, de esos demonios que nos comen el alma en ocasiones, nada podríamos hacer contra un régimen opresor. La libertad empieza desde el ser y termina rompiendo cadenas. ¿Te atreves a luchar por tu libertad?

 

Por: Raul Vejar  |  Blog Personal: Café y máquinas de escribir

Foto: alobos Life


Raul V
21 años. Estudiante de Comunicación Social, Universidad Católica Andrés Bello. Blogger. Venezolano. Amante del arte de escribir y la lectura. Poseo una imaginación inquieta. Soy de los que sueñan con un cambio y escribo porque la vida me lo pide, porque sé que debo ser leído. Venezuela


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF