La Manipulación Del Lenguaje Como Herramienta De Adoctrinamiento

Escrito por María el . Posteado en Libertad

La manipulación política del lenguaje y la tergiversación de las definiciones tradicionales de las palabras así como su mal uso colaboraron en la imposición de formas de gobiernos que, atentando contra la capacidad de razonar, edificaron regímenes totalitarios y, en consecuencia, anti-individuo.

En el sistema político liberal, en cambio,  no hay lugar para la arbitrariedad en el uso del lenguaje en tanto las definiciones están contenidas por leyes objetivas que resguardan la libertad individual del abuso de los dictadores. El comunismo y sus variantes mundiales con las tiranías populistas hispanoamericanas han sido maestros en el arte de engañar con la palabra (y, en consecuencia, con los hechos).

Redactaron constituciones nacionales tan arbitrarias políticamente que cualquier ciudadano es pasible de ser condenado por pensar diferente a lo que dicta la “nomenclatura” contemporánea. Justificaron desde la legalidad de una Carta Magna la injusticia y el atropello a los derechos individuales.

A La Alemania del Este, sometida por décadas al dictatorial régimen comunista, se le llamó República “Democrática” Alemana; Venezuela se convirtió hace poco en “República Bolivariana” como una forma de asociar a Chávez  con las bondades del político y militar venezolano, una de las más destacadas figuras de la emancipación americana. Los gobiernos militares de Hispanoamérica de la década del 70 recibieron la calificación de “dictaduras” en tanto que a la dictadura cubana, que ya lleva más de 50 años en el poder, ni siquiera se la reconoce como tiranía.

En Cuba se habla de “bloqueo” económico a la Isla cuando en realidad, técnicamente, es un “embargo”. El gobierno de Argentina dice que no hay pobres ni inflación pero falsifica las estadísticas oficiales. Que no hay cepo al dólar pero hay que solicitar permiso para acceder a él y quedar al arbitrio del gobierno que dispondrá cuánto se podrá comprar.

El uso malintencionado del lenguaje promueve ideas erróneas sobre la realidad. En general se  lo impulsa desvirtuado para que, inconscientemente, nos acostumbremos a asumir como indiscutible una realidad tergiversada intencionalmente. El incorrecto uso del lenguaje en la propagación de los regímenes anti liberales ha demostrado una eficiencia innegable. Los argumentos de persuasión masiva, promoviendo falaces explicaciones desde una lógica inválida, fueron  propagados no sólo por los dictadores sino por muchos periodistas y han sido tan convincentes y perversos como las peores torturas o cárceles políticas comunistas.

La paradoja de esos razonamientos, aparentemente válidos, es que parten de premisas presumiblemente verdaderas pero que conducen a promover una situación contraria al sentido común, a la realidad. “A es A” pero, partiendo de premisas falsas, lógicamente se infieren conclusiones falsas también.

Con argumentos engañosos  las conclusiones, inevitablemente,  son inválidas. Creer, sostener y promover un lenguaje falaz ya sea desde las aulas, el gobierno o los Medios de Comunicación es colaborar a propagar una mentira que, por convertirse en recurrente, termina reconociéndose como verdadera.

Ningún gobierno que atente contra la libertad individual en alguna de sus formas y los derechos inalienables de sus ciudadanos es democrático por más que los propagandistas y comunicadores sociales quieran hacer creer lo contrario

 

Por: María del Valle  |  Foto: El discurso del rey


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF