La Pregunta Que Todo Latino Debe Hacerse: ¿Soy Yo O Ellos?

Escrito por María el . Posteado en Libertad

Domesticados por el miedo e inmovilizados por el terror al cambio, seguimos subsistiendo por costumbre, casi como por instinto, estancados y encadenados a un sistema político, social y cultural que se erige como el depositario de nuestras libertades, nuestros derechos individuales, y está construido sobre la base de regulaciones, leyes arbitrarias, escasez, mentira y  manipulación.

La propaganda logró su cometido cuando hemos aceptado el paradigma de que vivir está asociado a respirar y cumplir con los elementales requisitos para mantener vivo al organismo. Una visión materialista del Ser Humano que lo reduce a la mínima expresión dentro de la escala animal.

Si la libertad de elegir es esa característica que nos distingue de los animales, si el pensamiento es la acción fundamental que nos habilita para descifrar qué es lo más apropiado para vivir en sintonía con nuestras expectativas culturales, económicas y laborales, entonces elegir el colectivismo y el socialismo como sistemas políticos es haber elegido vivir como animales a expensas del cuidador del zoológico o del domesticador del circo.

Hablar de paz cuando un régimen asesina y encarcela indiscriminadamente; evocar la patria en un país que ignora y reduce a sus ciudadanos confinándolos a la miseria, el hambre y la esclavitud o está supeditado a los intereses supranacionales del comunismo y del socialismo; apelar a la honestidad cuando un régimen político está basado en el fraude, la extorsión, la corrupción, el robo, el saqueo, la mentira  y la muerte es parte del proselitismo mentiroso de los demagogos que engañan con sus dichos y falsean la realidad. Hemos soportado ser reducidos a la esclavitud animal si para viajar, comprar divisas, trabajar, abrir un negocio, elegir un producto o acceder a los alimentos básicos dependemos de la arbitrariedad, los permisos y las interminables regulaciones de un Estado que dispone cantidades y ordena cuáles serán las necesidades que te permitirá cubrir en el término de un mes.

Por eso, cualquier norma, ley o regulación que se opone al sentido común es un atentado a la dignidad individual y evadirlas por medio de una acción silenciosa, consientes de procurarnos una alternativa, es una obligación. Sin libertad política, económica, de prensa y de expresión; en fin, sin las libertades individuales y civiles formuladas históricamente por los movimientos liberales, el individuo está condenado a la exclusión y al subdesarrollo. Cualquier ser humano que se sienta orgulloso de serlo sabe que la única forma de ser feliz y sentir en plenitud su esencia es pudiendo elegir.

El peronismo, el chavismo y el castrismo están empeñados en reducirnos a ser los proveedores de sus delirios de grandeza mezclados con el culto al líder e idolatría a sus representantes. Sin embargo, aún en los escenarios de mayor control político y social siempre es posible elegir aunque las disyuntivas estén enmarcadas fuera de las ordenanzas arbitrarias y represivas del Estado. Es imperioso evitar el adoctrinamiento y apelar al uso de la razón para encontrar las mejores alternativas en un medio cada vez más hostil donde el colectivismo populista aplasta la orgullosa individualidad anulando la capacidad de acción y de reacción.

Soy yo o ellos. No hay otra opción. Seguir mansamente los delirios esclavizantes de los populistas y someternos a sus antojos o plantarnos, orgullosos de nuestra individualidad, al sinsentido de un sistema político, social y cultural dispuesto a quedarse con todo:

¡Con nuestra Libertad y deseo de vivir!

 

Por: María del Valle  |  Foto: abcdelasemana.com


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF