La Seguridad Ciudadana En Venezuela, En Plena Decadencia

Escrito por Raul V el . Posteado en Actualidad

En un país donde la calidad de vida desmejora, la población empieza a poner a un lado el buen hábito de vivir cada instante para luego estar buscando las maneras correctas de sobrevivir cada día. Cuando el bienestar ciudadano no está asegurado, cada paso puede ser uno erróneo. Cada día de tu vida podría ser el último. El sentido de las horas se vuelve tensión de noche e incluso de día. A todas horas hay muerte, a todas horas hay engaño e impunidad.

Toda sociedad necesita depender de un orden ciudadano que le garantice a todos los individuos de una nación seguridad, dicha seguridad se vincula a una extensa normativa de vida para el crecimiento de un país estable. En pocas palabras, si no existe seguridad ciudadana (o esta es ineficiente) se refleja un orificio importante en dichas elecciones hechas por los superiores en el gobierno, que bien pueden entenderse como falta de buenas decisiones, falta de preparación adecuada, y un sin número de factores influyentes que debieran ser atacados lo más pronto posible.

Cuando existe falta de respeto hacia la vida humana, falta de respeto hacia la propiedad privada y al desarrollo individual del hombre, hay caos. Hay al mismo tiempo limitaciones, cadenas que impiden el avance personal y colectivo de una nación. Entonces, si no hay un buen manejo de la seguridad en las calles, hay un total descontrol social donde gobierna el miedo y la violencia. Cosa que ha venido pasando desde hace años en nuestro país, y se extiende cada vez más en su intensidad por falta de un debido manejo del Estado.

Si el ciudadano común sale de su casa y en su mente solo aparecen mil formas de cómo salir ileso tras su jornada diaria y llegar a salvo a su destino, detectamos un serio problema. Ese temor pasa a formar parte de una costumbre y parte de la “vida” de cada quien, hasta que dichas sensaciones se van transformando poco a poco en actos de todos los días, tan inevitables y comunes como el respirar y comer. Cuando de verdad existe calidad de vida, en vez de un intento de supervivencia se reflejan verdaderos hábitos de vida. Se vive enfocado en el éxito y no en el temor a la muerte. Por el contrario, una sociedad cuya población no confíe en los sistemas de seguridad siempre tendrá miedo, incluso a las cosas comunes de la vida.

Viendo el panorama de nuestro país, existen muchos detalles que anteriormente se exponen; esos llamados “orificios” en el sistema de seguridad ciudadana. Más que todo afectada por la evidente falta de experiencia y corrupción entre las figuras de autoridad. Por eso es tan importante invertir lo suficiente en materia de seguridad; inversiones que vendrían dadas para el debido entrenamiento y formación física e intelectual de los organismos de seguridad que se supone deben mantener protegida a la población, pero lo que hacen hoy en día es reflejar su imagen frívola de decadencia y de una falta enorme de querer colaborar.

Ahora, con todo lo explicado, mira a tu alrededor y piensa si somos capaces de vivir con plenitud, y si nuestros hijos podrán ser capaces de sobrevivir a lo que viene. Esta semana la noticia del asesinato del diputado Robert Serra estalló en los medios. Sabemos bien que estamos en el mismo país, carente de mucho, y que cualquiera podría ser el siguiente seamos quienes seamos. Piensa bien y pregúntate: ¿Cuánto más tenemos que esperar por una vida segura en nuestros hogares y en las calles de nuestro maltratado país?

Por: Raúl Vejar  |  Foto: univision.com


Raul V
21 años. Estudiante de Comunicación Social, Universidad Católica Andrés Bello. Blogger. Venezolano. Amante del arte de escribir y la lectura. Poseo una imaginación inquieta. Soy de los que sueñan con un cambio y escribo porque la vida me lo pide, porque sé que debo ser leído. Venezuela


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF