Más Sueldo Mínimo No Disminuye La Pobreza: La Incrementa

Escrito por Héctor el . Posteado en Libertad

Los aumentos de sueldos si bien suelen ser una falsa alegría para algunos, para otros es visto como “aumentos chucutos” o insuficientes, pero ninguno sabe exactamente lo que significa un aumento de sueldos, puesto que todos creen que el poder adquisitivo aumenta proporcionalmente con la cifra de papel moneda.

Si bien el aumento de sueldo quiere decir que tendrás más peso en los bolsillos; no quiere decir que vas poder comprar más que antes. Simplemente lo que expresa este aumento de cifra es un reajuste de los precios, de créditos y de valores de los productos.

Para mejorar el poder adquisitivo no se necesitan decretos políticos que aumenten las cifras del sueldo mínimo. Si por ley pudiésemos hacer magia y convertirlos a todos en ricos, ¿qué tal otorgarle a los venezolanos un sueldo mínimo de un millón de dólares? Así los políticos serían bondadosos y buenos con el pueblo y todos los demás felices. Ahora -saliendo de esa fantasía-, la única forma de “aumentar el sueldo” verdaderamente es: aumentar los medios de producción. Solo así incrementaríamos la cantidad de bienes en el mercado -lo que como resultado disminuye el valor de los productos- y las personas pueden gozar de verdadero poder adquisitivo. Es un hecho: no podemos aumentar nuestro poder adquisitivo sin aumentar los medios de producción.

Estudios demuestran que aumentar el sueldo mínimo puede ser bastante contraproducente, porque que aumenta la cantidad de desempleados al existir algunos empleadores que no producen lo suficiente como para poder pagarle a su personal el monto que determina la ley, y se ven en la obligación de declararse en quiebra o despedir parte de su nómina; hecho que a su vez disminuye la producción de dichas empresas y atenta contra la creación de nuevos productos.

Otra gran realidad de estos aumentos ficticios es que, cuando vayas a comprar, todos los precios necesariamente estarán más altos dado que existe una cantidad superior de billetes que quieren comprar la misma cantidad de productos, generando así más inflación. Esta medida desemboca inevitablemente en la generación de más pobreza, porque los mercados informarles y el aumento del desempleo elevarán aún más el precio con respecto a lo que ganamos por seguir fraccionando el mercado de producción de bienes y servicios.

Otra consecuencia de esta medida es que unifica los sueldos. Esto significa que quien gana más del sueldo mínimo hot -sea por sus conocimientos o porque el empleador desea pagar mejor que lo que la ley le impone- podría ver desmejorado su ingreso si el empleador no está en capacidad de adaptarse a la nueva medida, obligándole a pagar solo el sueldo mínimo o una minúscula parte más. Esto desvaloriza el trabajo de cocineros, doctores, ingenieros y profesores al mismo que una secretaria o portero.

Para concluir, quiero hacer énfasis en que el gobierno te quiere ignorante y bruto en economía para que puedas serle obediente y sumiso, para que le mendigues aumentos de sueldo que te hunden en la pobreza, a cambio de votos y ser un adepto más. Señoras y señores, hoy apelo a su razón como ciudadanos y como individuos en ejercicio de su capacidad racional, para que comprendan cuál es el problema y apostemos a la verdadera solución de la crisis económica y política en la que estamos hundidos y podamos salir adelante.

La solución no es “aumentar los sueldos”, porque de nada sirve tener más billetes en el bolsillo si en los supermercados y comercios no hay productos que comprar o las cantidades siguen siendo escasas. La solución es: liberalizar los mercados, derogar las leyes que atentan contra la propiedad y así estimular la inversión de capital privado para que aumenten la producción, se incrementen los puestos de trabajo disponibles, abunden los productos y podamos hablar así, de verdadero poder adquisitivo.

 

Por: Hector Giron  |  Foto: runrun.es


Héctor
Héctor Girón Cicoira, es un joven amante de ´Cuestionarse Todo´ idealista, ansioso e inquieto, que persigue el estado de entelequia como un perro que persigue una pelota que arroja su amo, con la diferencia que su amo es su propio intelecto. Venezuela


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF