Movidas Parlamentarias: Que Todo Cambie Para Que Nada Cambie

Escrito por Eduardo el . Posteado en Política

Viene, nuevamente, una época clave para los casi invisibles fragmentos de democracia venezolana. Elecciones parlamentarias en diciembre, y con ello, el gobierno se “arriesga” a perder su mayoría. Al menos esto es lo que indican las encuestas que, mayoritariamente, apuntan al descalabro de la aprobación del gobierno y los apoyos electorales del PSUV.

Una encuesta reciente de Venebarómetro sitúa a la oposición como clara favorita (32,6%), con cerca de un 12% de respaldo por encima del PSUV (20,8%); sorprende un poco el sector independiente, que goza del 27,3% de las preferencias. Un dato aún más interesante es el de los porcentajes de respaldo en personas decididas a votar, que nos muestra a una oposición que sube casi un 8%, frente al 2% del oficialismo.

Como vemos, los pisos electorales son muy disímiles. La oposición está cerca de duplicar en apoyo al gobierno, así que todo parecería señalar el fin de la hegemonía chavista en el poder legislativo venezolano Sin embargo, no sería la primera vez que el chavismo da la vuelta a un entorno desfavorable.

Ya lo hizo en 2004 cuando Hugo Chávez se encontraba en su peor momento de popularidad (por lo que recurrió a las misiones sociales como salvavidas); lo hizo también en 2010, para las elecciones legislativas (momento en el que la reconfiguración de los circuitos electorales fue decisiva). Es cierto que hoy el panorama les resulta menos favorable. Una presidencia incapaz, una economía postrada, y una ciudadanía hastiada señalan las condiciones para el fin de un ciclo empobrecedor que, hoy, no parece tener fin.

La posibilidad de que se repita el escenario 2010 es clara. La supervivencia de los principales jerarcas del oficialismo como élite gubernamental, depende de la salvaguarda de sus prerrogativas en las instancias del poder político. Cuando hay un nivel tan alto de simbiosis entre el aparato estatal y el partido de gobierno, en un mar de incentivos perversos al clientelismo, solo se puede traducir en una situación de todo o nada.

Ahora bien, lo que puede ser esencial para los altos cargos, puede ser nocivo para el chavismo como forma de entender la realidad venezolana. En la medida en que se siguen presenciando las consecuencias del estilo de gobierno actual y los niveles de miseria siguen avanzando, el contexto puede incidir como factor alienante de apoyos al ideal chavista. Se dice que “amor con hambre no dura”, y en Venezuela, hambre es lo que hay.

No ya sólo el hambre producto de la carencia de bienes de primera necesidad (que se refleja en los estudios de opinión); sino también de aspiraciones personales de un nivel “superior”. Hay hambre de libertades, de confianza; hay hambre de oportunidades, de autorrealización. No es más que el hambre de los venezolanos por sentirse en la posibilidad de hacerse dueños de su destino.

Y quizá, sólo quizá, hay hambre también de una seguridad distinta a la que por décadas los políticos se han obsesionado en proporcionar: seguridad. Sucede que hasta ahora la política se ha enfocado en proporcionar otro tipo de seguridades, muchas de ellas de la peor calaña (como aquella de que si sales de noche, seguro, seguro, pasas al menos un susto). Quienes vivimos la Venezuela del chavismo sabemos de primera mano lo que es sentir miedo. Y una sociedad que vive en el miedo, es más fácil de controlar.

Un problema que aún no se aborda tiene que ver con las dificultades de organizar una alternativa sistémica al proyecto chavista, no hablamos ya de listas y partidos que concurren con otros candidatos; sino de la más esencial fórmula distinta para abordar los problemas del país. Es difícil para muchos acudir a unas elecciones para apoyar candidatos con los que no se tiene nada en común, salvo la oposición al chavismo.

Mientras el chavismo promueve la “radicalización”, la oposición se ha centrado en los problemas; desde el marketing este ha sido un gran acierto, pero en ocasiones se lleva el marketing a un fin en sí mismo, y no se le pone al servicio de la transformación del país, la “liberación de la conciencia” nacional. Eso sí, resulta normal guardar reservas con el concepto, pues pareciera que la conciencia nacional es, precisamente, lo que presenciamos hoy.

El venezolano hoy reacciona ante las instituciones que persisten en corroer conductas que, de otra manera, serían al menos algo más civilizadas. Un país que, sin ser el que hicimos creer durante años, sí que gozaba de una convivencia respetable merece ser rescatado (hasta cierto punto). No se puede pretender a aquellos años insostenibles en los que vendimos la idea de un país inigualable (sí, el de los pozos petroleros en el patio de las casas, todos millonarios, saudíes tropicales).

Curar la aparente miopía política de los líderes es esencial. Pareciera que liderazgos heterodoxos ideológicamente son incómodos para la unidad opositora. Alegar la presencia de socialistas, ex chavistas, y socialdemócratas (en todas sus versiones) no es argumento suficiente. Seguramente si los papeles fueran inversos y las candidaturas de cuño socialista fueran completamente desplazadas por otras ubicadas en las antípodas, se hablaría de exclusión e intolerancia.

Entonces ¿cómo se va a cambiar un país, sino se cambian las formas en las que se practica la política? Un dato curioso, en el mismo estudio citado al comienzo de estas líneas sobresale una preferencia por un gobierno “independiente”. Definir esa independencia puede encerrar respuestas muy necesarias, claro está que si sólo se caracteriza por una independencia de colores y camisas, poca esperanza puede quedar.

Lamentablemente el juego político criollo parece ejemplificar aquella frase popular “que todo cambie para que nada cambie”.

 

Por: Eduardo Castillo  |  Foto: trincheraonline-com


Eduardo
Eduardo Castillo es sociólogo y consultor político. Con experiencia en campañas políticas en América Latina. Especializado en demoscopia, imagen, y estrategias de campaña. Es analista de escenarios políticos y electorales. Actualmente reside en Madrid, España Su blog personal: https://politicusve.wordpress.com/


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF