Parasitosis: El Poder Del Estado Para Infectar A La Sociedad

Escrito por Patro el . Posteado en Reflexiones

Los grandes regímenes autoritarios han accedido al poder por medio de la parasitosis, es decir, debilitar a las instituciones para tomar nutrientes y fuerza vital de un país en beneficio propio. ¿Cómo es posible esto?

Fácil un parásito para poder infectar un cuerpo sano necesita debilitar el sistema inmune para poder después, avanzar sobre todo lo que pueda hasta que termine secando a su anfitrión o matándolo.

Si nos preguntamos ¿Cómo un régimen puede ir vulnerando las defensas? Aquí un listado de ellas:

  • Acceder al poder bajo cualquier pretexto y mintiendo sobre las verdaderas intenciones.
  • Fomentar la polarización y la división social, para provocar el enfrentamiento entre clases.
  • Corromper el poder legislativo comprando voluntades, amenazando y denigrando públicamente a quienes se opongan.
  • Vulnerar y debilitar la justicia para que no actúe contra el poder instalado, incluso eliminando jueces y fiscales de ser necesario.
  • Fomentar y alentar la inseguridad mediante leyes que ayuden al delincuente a no sufrir las consecuencias y castigar a la víctima.
  • Invertir grandes cantidades de dinero en fuerzas de seguridad en principio para contener la delincuencia pero finalmente para reprimir al mismo ciudadano que debieran defender.
  • Fomentar la salud pública y erradicar la salud de manos privadas para obtener el control sobre la población, impidiendo que la población pueda acceder a una atención adecuada.
  • Destruir la producción y comercialización, de alimentos y productos básicos para después disponer la compra y distribución en forma controlada.

Se podrían enumerar muchos puntos más. La realidad es que el Estado infectado de parasitosis va a crear un entorno fértil para la corrupción para que el ciudadano no encuentre eco a ninguno de sus reclamos si no es accediendo por medio de la misma corrupción, haciendo cómplice al ciudadano y transformándolo directa o indirectamente en colaborador.

Los síntomas al igual que un cuerpo enfermo, será pobreza, hambrunas, analfabetismo, violencia, enfermedades, desabastecimiento, perdida de infraestructura y reducción o anulación de la economía. Como toda parasitosis, si se detiene en los primeros estadios, va a generar menos problemas en el huésped, pero si se deja avanzar el tratamiento se vuelve más invasivo y violento, incluso puede llegar con la eutanasia del mismo anfitrión.

 

Por: Patricio Oscar Kieran  |  Foto: Mark Lobo


Patro
Mi nombre es Patricio Oscar Kieran o Patro Kieran (pseudónimo), En los tiempos que no dedico tiempo a mi familia y a las tareas de la vida misma soy activista libertario y escritor.


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF