Por Qué Prefiero El Retorno De La 4ta Que La Continuación De La 5ta

Escrito por Jose M el . Posteado en Sin categoría

¿Qué pasó?

En Venezuela nos acostumbramos a dos escenarios: si no es azul, es rojo. El pasado 6 de diciembre –luego de 17 años de hegemonía roja- los venezolanos –azules- por fin le dieron una paliza a los rojos –castro-comunistas-. Casi 8 millones de azules votaron en contra de eso que han llamado “La 5ta República”.

Si se ven por encima los resultados, la gente creerá que esos casi 8 millones votaron por la MUD, pero la verdad es que –aunque tengan sus seguidores- la gente votó fue en contra del chavismo, y lo hizo por la MUD porque no tenían más opción –si no es azul, es rojo-. Es simple, el venezolano mira hacia adelante en ese “país” controlado por la mafia narco-comunista encabezada por Maduro y Diosdado y no ve nada más que oscuridad, miedo, miseria y muerte.

Los abuelos recuerdan con añoranza lo que ellos vivieron antes de todo esto. Los padres de la generación de los 70 y 80 dicen –con sentimiento de culpa- que “esto no era así en la 4ta República”. Sus hijos –que ahora son padres de familia también- no hacen más que pensar todos los días en cómo salir de ese zoológico controlado por los cerdos y las ratas; y la última generación de los 90 para acá termina llevándose la dosis de transformación que el sistema tiene para ellos. La cosa funciona así: los padres resisten, los hijos se adaptan y los nietos obedecen.

A pesar de ello, a esas tres y hasta cuatro generaciones se les encendió la alama del “ya basta” y el voto fue para acabar con el chavismo. ¿Qué viene ahora? Es en lo que hay que trabajar, porque todos los venezolanos vamos a tener –conscientes o no- un rol en esta chispa que se ha encendido.


¿Qué “significa”?

No es un secreto que la MUD –los azules- no es más que una congregación de partidos de izquierda. Sí, ahí encontrarás a socialistas, socialdemócratas, progresistas y hasta comunistas de talla mundial. No hay ni un solo partido o integrante que sea de derecha, mucho menos liberales, libertarios o defensores del capitalismo. En conclusión, la MUD es hoy día la representación de todo aquello con lo que se quiso acabar en el 98 cuando se eligió al golpista y difunto Hugo Chávez para que nos lanzara al abismo.

Hoy día –recordando cómo está constituida la MUD- millones de personas dicen que los resultados del 6D significan “el retorno de la 4ta República”, en especial los chavistas y muchos libertarios –y esto será lo único en lo que coincidamos ambos-; más aún cuando vemos que quien encabeza la vocería es Henry Ramos Allup, eterno Adeco y vicepresidente de la Internacional Socialista.


¿Vamos “pa’ trás” o “pa’ lante”?

Yo soy libertario, es decir: promotor del libre mercado, de la propiedad privada y de limitar el poder del gobierno hasta que se le haya estrangulado. Como libertario, soy enemigo de las ideas que promueve el chavismo, porque todas atentan contra mi derecho a la vida, la libertad y la propiedad. Así mismo, mis principios chocan con las ideas de izquierda que promueven quienes forman parte de la MUD.

Pero estemos claros, Venezuela no va a saltar así por así de 40 años de socialdemocracia y de 17 de comunismo, al capitalismo; mucho menos cuando los libertarios no hemos tenido ni participación ni representación política porque no nos da la gana, tenemos muchas excusas o “hay muchos libros que leer”.

Así que –nos guste o no- los próximos años de Venezuela serán determinados por la izquierda. ¿Qué izquierda? Es aquí donde tenemos que estar claros todos, si queremos que sea la izquierda radical chavista, o la izquierda socialdemócrata que sacó casi 8 millones de votos y que ya es mayoría.

Porque si bien no es cierto que “antes éramos felices y no lo sabíamos”, al menos estábamos más cerca de la felicidad. Basta con escuchar los cuentos de nuestros padres, de nuestros abuelos, o revisar ciertos pasajes de la historia para recordar que Venezuela era un país en vías de desarrollo. Yo mismo recuerdo –siendo de la generación de los 80- que en mi infancia mis padres nunca me dijeron que no podía ir solo al parque porque fuese peligroso. Que la inseguridad no era la norma, que la escasez no era la tradición; que si bien dos partidos políticos se pasaban la papa caliente cada vez que querían, quien trabajaba duro se podía comprar su carro, su casa, tener su familia y viajar al exterior sin estar mendigando ni maldiciendo.

Que no se cerraban 490mil empresas, que no mataban a 25mil venezolanos por año; que el presidente del parlamento no era un famoso Narcotraficante investigado internacionalmente y que del Presidente de la República no se dudaba si era venezolano o colombiano –aunque el actual es adoctrinado por los peores cubanos-. Ni hablar de que ahora, para poder reunir mil dólares debes trabajar todo un año sin gastar un centavo, y si logras reunirlos va a ser más tentador venderlos que tratar de viajar para gastarlos.

Y me puedo pasar horas explicando los motivos por los cuales yo prefiero el retorno de la 4ta que la continuación de la 5ta –si es que acaso eso llegara a pasar- porque, entre no tener libertad –como pasa actualmente- y vivirla como era antes Venezuela en socialdemocracia –y como son todos los países a los que podemos emigrar- estoy convencido de que no sería un paso “pa’ trás” sino un pequeño paso adelante para la libertad.

Los próximos años de Venezuela serán determinados por la izquierda, de eso no hay duda, y hay que ser muy tontos para no aceptar que es mejor la azul que te deja nadar, en lugar de la roja rojita que te quiere ahogar.

 

Por: José Miguel


Jose M
Fundador de iF Revista Digital. Escribo para no morir en el tiempo; opino para defender lo que sé y cuestiono para descubrir lo que no. Capitalista | Libertario | Egoísta | Amante de la libertad individual


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!