Rebelión Fiscal Y Electoral: Las Armas De La Libertad Individual

Escrito por María el . Posteado en Libertad

Rebelión fiscal y rebelión electoral son las únicas y legítimas armas de las que disponemos los ciudadanos para mostrar nuestra disconformidad con un sistema que no hace otra cosa más que atentar contra los derechos individuales y las libertades fundamentales.

Si el Estado colectivista, paternalista y benefactor castiga de manera directamente proporcional al “aristócrata del trabajo”, ese productor que se empeña en producir cada vez más y mejor; que invierte en nuevos avances el fruto de su esfuerzo y dedicación, no hay manera de eludir la pena excepto rebelándose ante el fisco y dejando de producir; y si, por otro lado, la casta política implementa el fraude electoral para seguir imponiendo su voluntad parasitaria estafadora de chantaje y explotación, la única forma de combatirlo para salvar el voto y aspirar a que algo cambie es convertirse en un opositor práctico y silencioso de estos procedimientos corruptos y colectivistas y no votar.

En estas latitudes continentales, votar en condiciones de flagrantes violaciones a la Constitución -donde las leyes objetivas son el reaseguro del ciudadano contra la intromisión del poder en la vida del individuo- es contribuir a perpetuar el régimen de opresión: las elecciones actuales se han convertido en el medio necesario de los tiranos y los demagogos para dar legitimidad al poder opresivo y restrictivo de las libertades ciudadanas. Valiéndose de los recursos implementados por las democracias liberales han ido generando las condiciones necesarias para desterrar su filosofía jurídica en pos de un oligárquico colectivismo izquierdista de ignorantes millonarios que solo ambiciona someter al individuo.

Hispanoamérica, tierra de dictadores y caudillos, somete a sus ciudadanos a vivir en las tinieblas y el oscurantismo del subdesarrollo político, cultural y económico condenándolos a las adversidades que generan la ineficiencia, la corrupción y la demagogia, mientras impulsa ejércitos de ciudadanos sin tiempo para pensar las causas que generaron su empobrecimiento y fomentaron su indignidad. Ciudadanos sometidos a la propaganda tendenciosa comprometida con la farsa de la defensa de los derechos humanos mientras entierra en el pantano del olvido los derechos individuales, única garantía de Justicia de la que dispone el ciudadano contra los abusos de poder de los demagogos.

De este modo perpetúa el engaño mientras promueve la defensa de las minorías –que, paradójicamente, terminan conformando un colectivo- e ignora intencionalmente la idea que “la menor minoría en la tierra es el individuo”; “aquellos que niegan los derechos individuales no pueden llamarse defensores de las minorías”. La decadencia actual en términos culturales y políticos puede medirse por el grado en que se han borrado del debate público, principios y valores validados racionalmente.

No se trata de creer las promesas sobre cuánto hará un gobernante por el “país” sino exigir y reclamar que dejen de quitar y restringir libertades individuales. Acabar con el mal llamado “Hombre nuevo” y reemplazarlo por el paradigma randiano del “Hombre ideal”, ese ser heroico que actúe movido por el propio interés y adhesión racionalmente voluntaria a un sistema. Ese nuevo paradigma según el cual el derecho a la vida esté asentado sobre la premisa de la Libertad y de actuar de acuerdo a la naturaleza racional individual para “mantener, mejorar, realizar y disfrutar de su propia vida” como fuente de todos los derechos y, a su vez, respetar el supremo derecho a la propiedad para “obtener, guardar, usar y disponer de los valores materiales” según sus propios intereses.

Liberland, (o “Free Republic of Liberland”) es un pequeño Estado de reciente creación entre Croacia y Serbia que ha  basado su filosofía en los valores del clasicismo liberal; bajo el lema “vivir y dejar vivir” excluye a comunistas, neonazis y extremistas. ¿Será la Quebrada de Galt, ese lugar donde es posible vivir racionalmente?

 

 

Por: María del Valle  |  Foto: michaelfassbender.org


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Síguenos en Twitter

Únete en Facebook

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF