Reconstruyendo La República: De Vuelta Al Patrón Oro

Escrito por Julio el . Posteado en Capitalismo

Dedicado a L

La última vez que conversamos te comenté que iba a compartir algunas ideas contigo acerca de cómo refundar la REPÚBLICA. Pequeños cambios que no necesariamente deben implementarse en el orden en que te los presento, pero que son necesarios.

Recuerda que antes de los cambios de forma debemos enfocarnos en cambios de fondo. Tenemos que rechazar las taras culturales de nuestra sociedad Latino-Católica. Aprendamos a valorar a los hombres por sus logros y a premiar su esfuerzo. Desarraiguemos esa mala costumbre que nos hace creer merecedores de lo que no hemos producido, que nos hace creyentes del deber en la caridad ajena y no en el esfuerzo personal. Esta vez quiero hacerlo de una forma diferente, quiero explicarte las cosas desde mi propia experiencia personal, una experiencia que muy probablemente tú compartas.

Un día hace algunos años, empecé a trabajar y tenía un puesto acorde con mi nula experiencia. Ganaba un modesto pero justo sueldo, acorde con la misma. En pocas palabras, era un cachilapo. Trabajaba para una pequeña pero reconocida firma familiar donde se trabajaba muy duro, los sueldos eran modestos, pero eran justos. En aquellos años tenía un carro usado, que me había pasado la familia. El pobre y modesto vehículo pasaba más tiempo en el taller que en el estacionamiento de mi casa. Había tenido ese auto desde que era estudiante y de verdad había llegado el momento de cambiarlo.

Decidí entrar en un plan de ahorro que me permitiese acumular la plata necesaria para comprar un carro nuevo y es así como mensualmente empecé a depositar una suma fija en el banco para lograrlo. En aquel momento, mi sueldo mensual cubría algo así como una veinteava parte del costo del vehículo, o lo que es lo mismo, si dedicaba mi sueldo íntegramente a la compra del carro, lo podría tener pago en 20 meses.

Pero la vida no es perfecta; yo -como todos los seres humanos- respiro, como, me visto y no vivo exclusivamente del transporte, así que mi ahorro se limitaba solo a una fracción de mis ingresos para llegar a la inicial y lo demás se destinaba a cubrir los costos. En aquellos años me tocó someterme a algunos tratamientos dentales costosos, que se llevaban hasta el 100% de mis ingresos. Si me daba un resfriado me tenía que endeudar, la ropa para ir al trabajo había que comprarla y no era barata, a veces tenía que comer fuera, pagar transporte cuando el carro se dañaba, los costos del mecánico y mil cosas más. En pocas palabras, mi poder adquisitivo era muy bajo.

A todo esto se aunaba otro fenómeno que para aquel entonces no entendía del todo bien, pero que podía ver pasar mes a mes. A medida que pasaba el tiempo mi sueldo permanecía igual, pero los costos que yo tenía que pagar se incrementaban continuamente. Al principio yo pensaba que el problema era que no me estaban pagando lo suficiente y fui a pedir un aumento de sueldo, el cual obtuve. Esta fue una felicidad temporal pues a los pocos meses estaba en la misma posición, sin capacidad de ahorrar y cada vez más lejos de mi sueño.

Después de un par de años, conseguí cambiar de empleo y entré a trabajar con una empresa del Estado. En esta empresa obtuve algunos “beneficios” adicionales, pero nunca fui capaz de ahorrar demasiado dinero. Al final me tomó 4 años de ahorro para acumular la inicial del vehículo. Este fenómeno que se comía mi dinero y que yo por mucho tiempo creí se debía a un salario muy bajo era la inflación.

¿De dónde viene la Inflación?

La inflación -a diferencia de lo que muchos políticos POPULISTAS nos quieren hacer creer- no es producto del deseo exacerbado de riqueza de los empresarios. La inflación tiene 2 causas principales, una de ellas positiva y la otra, negativa.

La inflación “buena”, ocurre cuando en un país, la población crece hasta el punto que la demanda supera a la capacidad instalada de producción. Aunque molesta por un momento, esta inflación es positiva pues indica el momento en que las empresas pueden invertir para incrementar su capacidad productiva, creando más empleos y satisfaciendo las necesidades del mercado. Es también la oportunidad ideal para el ingreso de un nuevo competidor y quién quita y ese nuevo emprendedor puedas ser TÚ.

La inflación mala, es aquella producida por los políticos. Es claro para cualquiera que lleve el presupuesto de una casa, que si no se quiere tener problemas, nunca se puede gastar más de lo que se produce y que se debe ser extremadamente cuidadoso cuando el ingreso es irregular. Esto aplica igualmente al presupuesto nacional de cualquier país. Al parecer esto no parece ser fácil de entender por los POPULISTAS, quienes para financiar sus planes de gobierno proceden a endeudarse sin control, generando déficits en sus presupuestos que pretenden luego cubrir imprimiendo más dinero.

Esta moneda sin respaldo incrementa el llamado circulante. Al haber más dinero en la calle, la gente tiende a consumir más generando una demanda artificial que dispara la inflación. Pero, ¿cómo hacemos para parar la inflación? Te voy a dar un par de ideas para contrarrestar este fenómeno, pero que no son las únicas que se deben aplicar.

Quitémosle el poder a los POPULISTAS.

Lo primero que debemos hacer es imposibilitar la impresión de dinero por parte del gobierno, de esta manera les restamos su poder sobre nosotros, los ciudadanos. Esto se debe incluir como parte de la constitución. Pero esto es solo papel, además podemos tomar algunas medidas reales.

Dolarizar la economía

Se le llama Dolarizar pues el Dólar americano ha sido la moneda que más se ha utilizado para este propósito, pero si así lo desean se pueden utilizar otras monedas como el Euro o el Franco Suizo. Lo que se necesita es una moneda más estable. Yo en lo particular le veo de negativo a esta opción que pasamos de tener el valor de nuestro dinero dictado por unos irresponsables POPULITAS locales, a darle el control a unos políticos en otro país sobre quienes no tenemos poder alguno. Pero como opción de emergencia… Mejor esto que nada.

No más dinero basura, de vuelta al patrón ORO

Hace algunos años ya -al menos unos 50- un gobierno que preparaba la senda del POPULISMO para el futuro, eliminó los últimos vestigios del patrón moneda. Este era el gobierno del Sr Richard Nixon en los Estado Unidos de América. El patrón moneda consiste en que el dinero que circula en un mercado, debe estar respaldado por las existencias de algún patrón (normalmente oro, plata, metales preciosos, joyas o algún otro recurso mineral). Los patrones más usados históricamente han sido el oro y la plata y el sistema funciona asignándole un volumen particular de recursos a cada unidad de moneda.

Por lo general este volumen tiende a mantenerse constante, quitándole de esta forma la capacidad al gobierno de reducir el valor del dinero y por tanto impidiendo el endeudamiento y forzando que las políticas POPULISTAS sean imposibles de implementar.

Esta segunda opción es mi favorita, acompañada con la libre circulación de moneda que te mencioné en mi artículo anterior.

 

Por: Julio Pieraldil  |  Foto: picturesofmoney.org

Julio
Venezolano, Ingeniero, Liberal y defensor acerrimo del Libre mercado. Adversarion del Colectivismo en todas sus facetas y de aquellos que pretenden hacernos creer en seres humanos ideales y sueños paradisíacos. No hay NADA gratis en la vida

Recibe Lo Nuevo En Tu Email

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF