Reconstruyendo La República: Prohibida La Deuda Pública

Escrito por Julio el . Posteado en Capitalismo

Dedicado a L y en clave de G

El populismo se caracteriza por ser parasitario, tiende a incrustarse en la sociedad y vivir de ella. Y lo que es peor, manipula a sus miembros para que se hagan adictos. Pero sucede que, con el tiempo, las sociedades se desgastan y se cansan de sus discursos o como todo cuerpo adicto, mueren.

Por ahí, en estos días, uno de esos personajes POPULISTAS; uno que después de muchas metidas de pata probó su irrelevancia política, salió diciendo que no habrán nunca gobiernos de derecha, que eso era imposible en ese país. Lamentablemente para él, está totalmente equivocado, pues las ideas van calando cada día más y más; primero entre los jóvenes, y luego, poco a poco irán calando en el resto de los ciudadanos; tal cual lo hicieron las ideas populistas en el pasado. Ya la gente se está cansando de los abraza viejas-carga bebes-cara bonitas; y empiezan a entender que de promesas vanas no se vive pues son pan para hoy pero hambre para mañana. Solo le voy a reconocer algo: derecha es un término muy vago para hablar de libre mercado y libertad; y son estos últimos los que van a llevar a ese país por los senderos de desarrollo, lo quieran los Populistas como él, o no.

Comida para hoy y hambre para mañana

A los populistas les encanta el dinero que ellos no han producido, y entre las fuentes de financiamiento que tienen está el endeudamiento público. Para que tú veas que el populismo es una cosa internacional, los tipos se han creado unas complicadas estructuras burocráticas que denominan con siglas como FMI (Fondo Monetario Internacional), BM (Banco Mundial), CAF (Corporación Andina de Fomento)… Estos entes -erróneamente identificados con el libre mercado- funcionan como fondos multinacionales -pertenecen a los gobiernos y ya sabemos que, si el gobierno está involucrado, no es libre mercado- que prestan dinero a gobiernos para ejecutar sus planes.

El crédito es algo natural en la economía, no voy a entrar a explicar en detalle cómo funciona, pero es sencillamente dinero prestado para su uso inmediato y que se paga con intereses en el tiempo. Mayoritariamente este dinero es utilizado como gasto por el gobierno, los más descarados de ellos incluso en campañas electorales; o como inversión en empresas gestionadas por el Estado que termina siendo gasto también (en mi artículo pasado ya te explique lo terrible de esas empresas).

Hay un principio básico en las finanzas domésticas: uno no se endeuda para gastar, uno se endeuda para invertir o por emergencias. Es decir, si tú te quieres comprar un par de zapatos, lo razonable es ahorrar el dinero y luego ir a comprar los zapatos, no ir a la tienda con la tarjeta de crédito y usarla para adquirir deuda por un par de zapatos. Uno pide un préstamo si esa plata se va a usar para un negocio que va a producir una renta con la cual se pague el préstamo, o para atender una emergencia de salud o de otro tipo. Pues sucede que los Populistas no lo hacen así, ellos se compran los zapatos, los más feos y menos útiles, y lo que es peor, lo hacen a crédito a tú nombre.

Una República sin deudas

Una de las funciones primordiales de las instituciones de una República debe ser la protección de los derechos de los ciudadanos, que a saber son Libertad, Vida y Propiedad. Siendo este el caso, ningún político debería tener la posibilidad de adquirir deuda a nombre de los ciudadanos de un país sin consultarles primero y solo después de obtener un 100% de aprobación, salvo que se trate de una emergencia como una catástrofe natural y estableciendo inmediatamente las formas y periodos de pago, para que todos los ciudadanos sepan a qué atenerse.

El marco legal de una República debe contener las restricciones legales que impidan al Populismo empeñar el porvenir de la población, pero los ciudadanos también deben recordar que es su deber la constante vigilancia sobre estas condiciones para que los señores políticos no los engañen.

En mi próxima entrega vamos a hablar de cosas un poco más allá de la economía. De cómo las instituciones y las ideas deben cambiar para Reconstruir la República y de cómo los ciudadanos deben participar activamente y los beneficios que sacaran de ello.

 

Por: Julio Pieraldi  |  Foto: finance.yahoo.com


Julio
Venezolano, Ingeniero, Liberal y defensor acerrimo del Libre mercado. Adversarion del Colectivismo en todas sus facetas y de aquellos que pretenden hacernos creer en seres humanos ideales y sueños paradisíacos. No hay NADA gratis en la vida


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF