Solo Un País De Hombres Libres, Escapa De Las Garras Del Populismo

Escrito por María el . Posteado en Capitalismo

Los individuos con una natural vocación de amor por la vida, rara vez adscriben a las teorías y prácticas colectivistas de los mesiánicos y fundamentalistas del control, la manipulación y la regulación. La vida está asociada con el liberalismo y la Libertad; la muerte con el colectivismo y el control del individuo.

Hablar de Libertad individual es saber que no hay ningún poder ni ninguna autoridad que condicione el propio juicio para enfrentar los desafíos y las inquietudes que surgen del hecho de vivir. El estado natural de una persona es el individualismo, la búsqueda del bien individual acorde a las propias expectativas de vida. El paternalismo colectivista, unificador de comportamientos, es su oponente;  un atentado contra la Libertad individual.

La Libertad está íntimamente relacionada con un estado del espíritu que se manifiesta, a través de la acción, en un rechazo total hacia cualquier práctica que tienda a reprimir el deseo de vivir acorde a los intereses personales. Un individuo, orgulloso de su singularidad, hará del individualismo el tema central de su vida, convirtiéndolo en la única filosofía por la cual empeñar sus mejores recursos por más ínfimo que sea su conocimiento. La Libertad es garantía de progreso y el progreso espiritual y material es garantía de felicidad. Una sociedad con mayoría de ciudadanos culturalmente libres vivirá en un país sin populismo, colectivismo ni ideas socialistas o comunistas.

En ese contexto, el liberalismo político y el capitalismo económico son los únicos sistemas que garantizan la transparencia, que evitan la arbitrariedad jurídica y que promueven sistemas que, por medio de leyes objetivas, tienden a evitar la corrupción institucional característica de los modelos personalistas y paternalistas de iluminados caudillos. El sistema republicano, cuna de la división e independencia de los poderes, defiende al individuo de los ataques absurdos, caprichosos e improcedentes de un poder ejecutivo que se arroga potestades más allá de las derivadas de ese Poder para convertirse en la encarnación tiránica de un Estado omnipresente y abusador de los derechos y las libertades individuales.

El continente hispanoamericano lleva décadas de frustraciones políticas y económicas; gobiernos populistas y paternalistas han aniquilado varias generaciones que, recurrente e insistentemente, han esperado un cambio hacia el progreso, el desarrollo individual y la Libertad. Algunas voces han intentado ser un oasis en el desierto del sinsentido, la corrupción, la decadencia institucional y la putrefacción de esos sistemas que aniquilaron la iniciativa privada e impusieron el colectivismo como forma de sometimiento, de subdesarrollo y de condiciones infrahumanas de vida; que desterraron el orgullo del individualismo y la iniciativa propia para reemplazarlos por una vida de indignidad, prebendas, subsidios y control ciudadano promoviendo la prisión, el hambre y la miseria como modo de vida. El caso de Cuba es fiel testimonio de esa realidad.

La única revolución cultural posible para evitar seguir sacrificando a las futuras generaciones es aquella que tienda a fomentar las libertades ciudadanas en un contexto republicano, que garantice los derechos individuales como fuente de progreso y crecimiento personal. Las únicas herramientas que facilitarán el cambio son la libertad económica, la libre competencia, la promoción de la excelencia, la no injerencia del Estado en las cuestiones particulares, así como erradicar para siempre la palabra “sacrificio” del acervo lingüístico. Y si por interés o conveniencia los gobiernos populistas, socialistas y corruptos de nuestros países siguen insistiendo con ese decadente sistema, entonces seamos los ciudadanos mentalmente libres quienes lideremos el cambio de ese paradigma desde el lugar donde nos toque y elijamos estar.

 

Por: María del Valle  |  Foto: lovewellblog


María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF