Venezuela Se Muere De Hambre Y Gobierno Dona Comida Para Haití

Escrito por Luis el . Posteado en Noticias

Venezuela es un lugar tan bombardeado por constantes noticias que es complicado reaccionar ante ellas. Han sido tantos años de sucesos de distinta índole que incluso es difícil recordar algunos acontecimientos.

Ya seguramente habremos olvidado el escándalo de PUDREVAL y los 130 mil toneladas de comida podrida que el gobierno intentaba esconder para que el pueblo no se enterara que compraban esta comida como nueva, siendo la diferencia de precios dividida en distintos bolsillos. Algunos no se acordarán de los asesinatos en el 2002; y sí acaso se recordarán de lo que decían del Puente Llaguno. Así, sucesivamente, iremos escalando hasta llegar a los sucesos con Franklin Brito; la Jueza Afiuni; los hermanos Faddoul; el Cardenal Castillo Lara; y nos acercamos a nuestra historia no reciente, sino inmediata con los presos políticos actuales y toda la violación a los derechos humanos que atraviesa este país.

En esta constante tormenta de noticias que atraviesa el país se olvidan cosas, como el hecho de que nuestros damnificados viven en centros comerciales expropiados por Chávez mientras que éste regaló casas a los damnificados de Perú o Nicaragua; que regaló vagones de Metro para Londres y París, mientras el transporte público en nuestro país era un intento decadente de desplazamiento sobre ruedas; que asfaltó las calles en Bolivia, mientras que las nuestras parecían territorio lunar; o que otorgó becas a estudiantes extranjeros, mientras que nuestros estudiantes, cuando quisieron comprar dólares para estudiar en el extranjero, se les prohibieron adquirir las divisas.

Los empresarios de cualquier país eran bienvenidos a Venezuela, siempre y cuando se acoplaran a la agenda chavista mientras que los empresarios venezolanos fueron sometidos al “expropiese”, sino cumplían con las exigencias del régimen.No podemos dejar a un lado los medios de comunicación que, poco a poco, fueron siendo nacionalizados o mejor dicho, expropiados al modo venezolano, como decía la “radical” dirigente opositora que no se aleja de la realidad, “expropiar es robar”. A pesar de esto, Chávez, nunca dejó de decir que los medios privados lo difamaban, incluso cuando ya no existían medio privados y el único en que aún existe, es de empresarios chavistas.

La gente de otros países pensará que es una locura y que este tipo de comportamientos solo lo han visto en obras como 1984 de Orwell, que se supone que debe acercarse a la ficción. Actualmente vemos noticias de niños pasando hambre, hospitales que reciben a niños de 1 año pesando 6 kilos, camillas ensangrentadas porque no hay agua para limpiarlas o pacientes en grave estado siendo subidos por escaleras porque no hay electricidad para utilizar los ascensores. Vemos noticias de violencia tan brutal que ni en películas de terror; como el caso de los reos que descuartizan a otro y se lo comen; o aquel en donde torturan a un reo con plástico hirviendo mientras lo obligan acometer canibalismo con un cuerpo que yace a su lado.

Esto que ocurre en el país resulta tan brutal que muchos locales lo ignoran. ¿Quién quiere vivir con esas imágenes o videos reproduciéndose en la mente? Es trágico; pero ese es el modus operandi de la pandilla que gobierna; y es ese mismo dantesco escenario, lo que hace casi imposible de comprender a los beneficiarios del gobierno en el extranjero que, el socialismo en Venezuela, trajo tanta hambruna y miseria; más aún, cuando estos se aferran a que este es el último bastión que tienen para construir su utópico sueño socialista. Esta vez, como tapadera de su brutalidad, el régimen venezolano, ha decidido ser el primero en manifestar su ayuda para la República de Haití, con un primer envío de 20 toneladas de medicamentos, carpas, y comida no perecedera (asegurándose así de que no se repita el caso cuando enviaron comida en estado de descomposición años atrás).

“No importa que andemos desnudos y con hambre, lo importante es la Revolución” decía Chavéz por allá en el “lejano” 2004, y fue así; no importa, lo importante es salvaguardar la imagen de la revolución bolivariana cueste lo que cueste, sin importar que el infierno se haga presente antes de partir del mundo terrenal (si decidimos hablar metafóricamente).

Solo me resta citar al Pran Marcola de Brasil cuando le preguntaron si existía alguna solución, el respondió en el 2008: “Ustedes sólo pueden llegar a algún suceso si desisten de defender la “normalidad”. No hay más normalidad alguna. Ustedes precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero a ser franco, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida. Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: “Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno”.

El utópico sueño del socialismo del siglo XXI es sólo miseria, llegará el día que defender el chavismo solo traerá vergüenza. El legado de Chavéz es la oportunidad perdida.

 

Por: Luis Paternina


Luis
Politólogo, especializado en gerencia y políticas públicas. Venezolano expatriado buscando el lugar al que Aristóteles llamaría: Patria.


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF