¿Votar O No Votar Este 6 De Diciembre? He Ahí El Dilema

Escrito por Nixon el . Posteado en Política

Por estos días me dedicaron un post de Facebook que decía: “Prefiero discutir con un chavista que con un opositor radical deprimido”. Ese post aludía a una anterior conversación que tuve con esa misma persona que lo publicó sobre el tema de las Elecciones Parlamentarias del 6 de diciembre de este año. Yo recordé cuando aún era socialdemócrata y apoyaba a la MUD, por allá por el 2010, mucho antes de volverme escéptico y luego liberal, pues él hablaba igual que yo entonces. Recuerdo que convencí a varias personas desilusionadas para que votaran por los candidatos de la oposición en las elecciones parlamentarias de ese año, cosa que hicieron a pesar del fuerte recelo que le tenían al CNE.

No me arrepiento de haberlo hecho, porque tampoco es que esté en contra de votar. Simplemente ya no lo haré otra vez, porque hay que ser muy ingenuo para no darse cuenta de que, al menos en este sistema que tenemos, votar no nos servirá de nada. No tengo que contarles el prontuario del Consejo Nacional Electoral pues ustedes ya lo conocen, pero solo quiero hacerles una pregunta para que se la contesten con sinceridad y en estado de introspección: ¿Por qué habría de ser diferente esta vez?

Las elecciones más tensas que hemos vivido los venezolanos han sido las presidenciales del 14 de abril de 2013, en las que, como todo el mundo lo sabe, Henrique Capriles Radonski le ganó a Nicolás Maduro por un importante margen de votos a pesar de que, con todo el descaro del mundo, el CNE anunció lo contrario y ni se molestó en revisar los dichosos cuadernos aunque el planeta entero se los exigió. Pero, no conforme con eso, la oposición, que cantó fraude, no continuó sus esfuerzos para “cobrar” su victoria y se dedicó a hacer campaña para las siguientes Elecciones Municipales, que se realizaron en diciembre de ese mismo año y que el chavismo también se robó… como siempre.

Si estamos de acuerdo en que ese año fue un momento verdaderamente decisivo electoralmente hablando (porque el intergaláctico ya había descendido a los infiernos) y a pesar de eso pasó lo que siempre pasa, pregunto de nuevo: ¿Por qué habría de ser diferente esta vez?

La gente pone a la democracia como el último valor, y esa misma idea ha sido usada por nuestro gobierno (y por muchos otros gobiernos totalitarios de la historia del mundo) para anclarse en el poder de por vida, porque aunque nadie confíe en el CNE, es la institución democrática puesta allí por el Estado venezolano para organizar las elecciones; o sea, que hay que calarse lo que diga y todas las opiniones que vayan en contra son execradas e incluso perseguidas. La gente, aunque lo piense (todo el mundo lo piensa), no se atreve a aceptar de plano que si esta gente deja de gobernar el país, no será precisamente gracias a los votos.

Y con esto no digo que quiera que en Venezuela haya un golpe de Estado, al contrario. No quiero que lo haya porque eso supondría que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana recontra chavista, corrupta e inmoral tome el poder “de facto”, cosa a la que hay que tenerle bastante miedo. Yo soy un pacifista, y soy enemigo categórico de los ejércitos y la fuerza bruta. Me caen mal los militares por el simple hecho de serlo.

Por eso creo que a través de la protesta ciudadana y de la desobediencia civil (casualmente estipulada en el artículo 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela como un “deber”) se puede lograr un nivel de presión social que obligue a esta gente a renunciar a sus cargos. Ya luego vendría el reto de recomponer el sistema político de país, y en mi caso siempre promocionaré uno en que el Estado cada vez retroceda más para dar paso a la libertad.

 

Por: Nixon Piñango

Nixon
Periodista y escribidor. Artista de vez en cuando pero no perroflauta. Liberal de verdad.

Recibe Lo Nuevo En Tu Email

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!

Cuestiona Todo Ícono-circular-iF