fbpx

Aceptaste El “Bien Común” Y Te Condenaste Al “Mal Individual”

Escrito por María el . Posteado en Individualismo

María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina

Autoritarios y dictatoriales sistemas políticos como el argentino, el venezolano, el cubano degradaron al individuo a una categoría infrahumana que lucha por sobrevivir entre el basural que van creando los gobernantes. El ansia de expoliar fue más importante que el respeto a la dignidad humana.

Estudios privados señalan que en Argentina la tasa de pobreza llegó al 36,2 % en tanto que la indigencia se ubica en el 11,1%; es decir, casi 20 millones de argentinos están debajo de la línea de pobreza. En el término de casi un año hay 1.5 millones de pobres más y 500 mil nuevos indigentes.

A mayor libertad económica menor corrupción y por lo tanto más desarrollo. Hoy Argentina ocupa el puesto 107 sobre 175 países relevados para confeccionar el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional.

En la última década, particularmente, el gobierno kirchnerista traspuso fronteras éticas inimaginables: apropiación de la fábrica de papel moneda, exponencial crecimiento de las cuentas privadas de los funcionarios públicos, propiedades, empresas fantasmas. Quitaron o restringieron la libertad económica. Destruyeron la moral individual imponiendo arbitrariamente leyes injustas. Castigaron la independencia de criterios. Eliminaron la palabra “individuo” en favor de “colectivos”.



¡Ya están disponibles!

¿Quieres ver todos los modelos? Haz click aquí



Promovieron la mentira y lo monstruosamente irracional y, de inmediato, sembraron las condiciones para que, cuando vengan por ti, te entregues sin oponer resistencia. Te hicieron sentir culpable  por no ser “solidario” con los que menos recursos tienen como si esa situación fuera tu responsabilidad y no la de los gobiernos que la fomentaron.

Ignoraste que mientras te sumergían en la indignidad ellos, los saqueadores,  iban llenando sus cuentas bancarias con los productos del robo a tu trabajo. Aceptaste pacientemente que te castigaran por producir y suscribiste las palabras del Ministro de Economía de Argentina cuando dijo que el pago del impuesto a las ganancias es un “aporte solidario”.

Consentiste que el Jefe de Gabinete decretara que “filosófica e ideológicamente es necesario cobrar” tal impuesto “porque grava la manifestación de la capacidad contributiva que implica que el que más gana debe ser el que solidariamente más contribuye”. Filosóficamente impusieron condenar al productor en beneficio del parásito.

Toleraste que, como tal impuesto alcanza al 10,4% de los asalariados registrados en el país y “no representa a la mayoría de los trabajadores”, como estabas en inferioridad numérica podían disponer del producto de tu esfuerzo y preparación académica. Despreciaste el bien individual y te persuadieron que el bien común debía ser tu norma de vida.



¡Ya están disponibles!

¿Quieres ver todos los modelos? Haz click aquí



Creíste en el discurso de los propagandistas del populismo que inventaron la figura de opinión pública detrás de la cual esconderse para avasallar tu orgullosa individualidad.

Los tiempos se están acortando y con ellos aumenta la intolerancia ciudadana a la mentira, a la extorsión, a la injusticia y a la prepotencia que fueron los denominadores comunes en estos años de kirchnerismo.

Se acercan tiempos de definiciones. El gobierno lo sabe pero también lo sabe la sociedad.

 

Por: María del Valle  |  Foto: Brice Reul

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF