fbpx

Asamblea Nacional Desconoce al TSJ Legítimo

Escrito por Vanessa Novoa el . Posteado en Noticias iF

Vanessa Novoa
Periodista, liberal y si es necesario ubicarme en algún lado del espectro político tradicional, soy de derecha. Defensora tajante de la vida, la libertad y la propiedad.

Muchos lo comenzaron a advertir hace mucho tiempo: desde el momento en que se nombraron los magistrados del TSJ Legítimo, la Asamblea Nacional y los dirigentes del hoy Frente Amplio comenzaron a desconocer el poder que ellos mismos acababan de constituir.

La razón se hizo evidente pocos días después del nombramiento de los magistrados: el Frente Amplio tenía otros planes. Luego de que más de 7 millones de personas decidieran a través de un plebiscito la formación de un gobierno de transición, el partido Acción Democrática dio vuelta atrás al plan cuando decidió participar en las elecciones regionales convocadas por la tiranía. El resto de los partidos -todos menos Vente Venezuela, Alianza Bravo Pueblo y Causa R-, siguieron los pasos de los adecos. El resto es historia.

Los magistrados sufrieron las consecuencias del rol histórico que decidieron asumir: exiliados y con familiares perseguidos o tras las rejas, hoy sesionan desde el exterior, dando el soporte judicial necesario para la transición. Gozan, desde su primer día, con amplio reconocimiento internacional.

Sin embargo, su determinación a no seguir la línea impuesta por los partidos del Frente Amplio significó su veto por la dirigencia política interna.

Poco después de que llamaran a la activación del R2P -que la Asamblea Nacional en Venezuela se ha negado siquiera a discutir- el diputado Stalin González dijo que el Parlamento era el único poder legítimo del país.

Su desconocimiento firme al TSJ Legítimo ha sido más fuerte que su oposición al régimen, con quienes se fueron a elecciones felizmente en 2017 mientras por otro lado empezaban a cuestionar al Poder Judicial en el exilio.

Tal parece que al Frente Amplio no le gusta la dinámica de la independencia de poderes públicos, pese a que se proclaman a sí mismos como defensores de la República.

Exigen -y sus seguidores “demócratas” les hacen coro- la subordinación del TSJ a la Asamblea Nacional. Todo, como siempre, bajo el chantaje de la unidad. Conviene recordarles que los poderes públicos se deben controlar entre sí y actúar de forma independiente para garantizar la libertad, no subordinados a los intereses del partido político o coalición de turno.

Y mientras desconocen al TSJ en el exilio por no subordinarse a ellos como el TSJ de la dictadura al PSUV, negocian con nada más y nada menos que Maikel Moreno, el presidente del poder judicial del régimen de Maduro.

La traición al poder legítimo que bajo presión cívica constituyeron en 2017 es evidente. También es vergonzosa y repudiable.

 

Por: Vanessa Novoa

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF