fbpx

Cuál Es El Camino Para Que Latinoamérica Renuncie Al Populismo

Escrito por María el . Posteado en Libertad

María
Periodista. Filosóficamente liberal. Políticamente de derecha. Naturalmente rebelde. El mejor estímulo para vivir es la libertad. Argentina

El continente hispanoamericano está llegando a ese punto de inflexión en el cual el hartazgo se está apropiando de la ciudadanía pensante.

Al desánimo y furia contenida, productos de la reacción a la amoralidad de una clase política que superó todos los límites de la ética pública, de la correcta administración de los recursos públicos, que rompió las normas contractuales de convivencia e hizo con las constituciones nacionales el libreto de una película, se le suman los intentos desesperados de los propagandistas del populismo izquierdista que se empeñan en mostrar una realidad alentadora que, se sabe, es inexistente. Son los mismos que fomentan el sacrificio y la inmolación individuales como una forma de anular la felicidad personal y el deseo de progresar.

Sin embargo, cada vez suenan con más fuerza las voces de reclamo a favor de una vuelta al sentido común, la idoneidad y la transparencia de los funcionarios públicos cuya ineptitud ha condicionado el desarrollo económico, la productividad y la vida individual. Los productores, los creadores de riqueza, van concibiendo su propia realidad en medio de un entorno que tiende a anularlos y a excluirlos; saben que la “meritocracia” fue sustituida por la “mediocracia”, ese lugar donde solo pueden sobrevivir los ineptos y los obsecuentes al poder de turno que viven de las dádivas de la obediencia y la sumisión.

Los parásitos inútiles y fracasados apoyan ese sistema, temerosos de ejercer la libertad de ser responsables de sus propias acciones, pensamientos y decisiones de vida. El rechazo práctico al colectivismo es el producto de años de desaciertos en política económica y social que puso los intereses del “bien común” sobre el bien individual, generando de esta forma el desprecio de muchos a las nuevas técnicas de sometimiento y postergación individual.

Los movimientos libertarios están empezando a cobrar más importancia movidos fundamentalmente por la idea de poner en práctica y exigir de los gobiernos la honestidad e idoneidad  suficientes que les permita desarrollar sus mejores potencialidades; las demandas de gobiernos cada vez menos entrometidos en la vida individual son ya una realidad. Estas exigencias ciudadanas poco tienen que ver con el conocimiento de la filosofía política sino más bien  con una vuelta al sentido común: ciudadanos hartos de gobiernos que se creen con la potestad de dirigir la vida sometiendo al individuo a los deseos caprichosos de una masa gobernada por mesiánicos que manifiestan que sus necesidades son razones suficientes para explotar y expoliar a los productores

Estoy convencida que estamos asistiendo a un cambio profundo en el devenir de las sociedades; décadas de corrupción, populismo, demagogia, subdesarrollo, fallidas recetas izquierdistas, están promoviendo la necesaria madurez individual para enfrentar sin temores la ineptitud y el saqueo a los que nos han sometido los gobernantes. Ser libertario es una actitud de vida que exige la libertad individual para impulsar el desarrollo, el crecimiento personal, única vía de progreso. Por lo tanto, el único sistema  que admite un libertario es aquel que promueve las condiciones necesarias para desarrollar sus mejores potencialidades y por consiguiente, en línea con la moralidad Randiana, para vivir y ser feliz.

El cambio ya está en marcha; solo resta evitar la propaganda tendenciosa de la casta parasitaria y populista que pretende hacernos creer que sus ejércitos de indignos proletarios podrán más que los libertarios. Por eso, y “en nombre de lo mejor que hay en ti, no sacrifiques tu mundo a aquellos que son los peores”.

 

Por: María del Valle  |  Foto: soy502.com

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF