El Cultivo De Sí Mismo. Lo Individual Sobre Lo Colectivo

Escrito por Leonardo el . Posteado en Individualismo

Leonardo
Estudiante. Liberalista político: critíco todo lo que puedo entender, aplaudo lo que no -excepto aquello que sencillamente es absurdo-. Venezuela

Resultara trillado tocar este tema, puesto que desde pequeños hemos escuchado bajo muchas formas distintas la importancia que tiene la educación para las masas y el individuo. Pero en sí mismo: ¿Qué es realmente la educación?

En la sociedad venezolana, la solemos asociar con instituciones educativas, con un conocimiento altivo de distintos temas, así como un medio para alcanzar cosas tales como el éxito profesional. Empero, ¿Es esa la finalidad última? Me parece que no. Desde el concepto “paideia” desarrollado por los griegos, hasta las ideas reflejadas por el filosofo Francés Michel Foucault bajo la tesis del “cuidado de sí”, la educación en si misma nos permite cultivarnos como seres humanos: es el medio de expresión más perfecto creado por nosotros para el reflejo mismo del raciocinio, e históricamente hemos podido observar cómo bajo ese concepto, bajo ese simple término, se han alzado individuos y sociedades enteras alrededor del mundo durante el transcurso de la historia.

“Fuera del hombre –alega el humanista Coluccio Salutati- no hay otro animal capaz de cultivarse. De modo que, como cultivarse es lo propio del hombre y como los sabios son más humanos que los ignorantes, con mucha razón los antiguos incluyeron también el saber dentro de la noción de humanidad” (…) esto fue dicho hace más de 500 años, agrego. Ahora bien, ¿Qué se puede concebir en un país donde las instituciones educativas en distintos niveles yacen en una permanente decadencia? ¿Cómo se logra el cultivo de sí en un país donde el educador no es apreciado? ¿Cómo se pretende alcanzar un conocimiento ilustrado en una sociedad donde desde pequeños nos hacen leer textos o libros por obligación o castigo? Ciertamente es difícil responder todas esas preguntas –al menos por mi parte-, aunque no imposible.

Ante todo es necesario que seamos consientes de que más allá de algunas cosas que resultan “indispensables” para nuestra sociedad (tales como la “belleza banal”, el dinero como fin y no como medio para el alcance de otras cosas, así como otras ideas sacadas de la edad de piedra), el cultivo de sí se refleja cuando adquirimos conciencia moral, política y social, cuando perseguimos la ambición y buscamos salir del colectivo sesgado por ideas realmente estúpidas y reducidas al claustro (…), o cuando dejamos de elegir gurús políticos que dirijan nuestros países.

Muchos buscan ser diferentes, ser “únicos”, y de hecho pueden serlo pero, ¿acaso vale si no piensan por sí mismos? Resulta complicado aspirar un cambio en la percepción de las masas sobre este tema tan delicado, pero al menos resulta posible desde la percepción del individuo. No se trata de abrir un libro, ver un documental o informarse por aspiraciones ridículas –tales como la alabanza de la gente o el orgullo de toda una familia-, sino por amor a sí mismo y por el aprecio que nos tenemos al ser humanos y por ser humanos, porque si hay algo que nos hace falta: es dejar un poco de lado las pretensiones exteriores, y buscarnos a nosotros mismos, ya que si no solo le daremos seguimiento a una idiosincrasia colectiva que deviene en decadencia e involución, y que si aun no ha tocado fondo, no me sorprendería que le faltara poco.

 

Por: Leonardo Chaurio  |  Foto: Mitchel Joyce


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF