fbpx

Franklin Brito: Un Héroe de la Causa de la Libertad que Debemos Recordar

Escrito por Nixon Piñango el . Posteado en Venezuela

Nixon Piñango
Periodista y escribidor. Artista de vez en cuando pero no perroflauta. Liberal de verdad.

Hoy se cumple otro aniversario más de la muerte de Franklin Brito, un personaje al que, siento, no se le ha dado la atención necesaria.


Aunque los venezolanos sabemos exactamente quién fue y cuál fue la razón de su muerte, es un personaje muy poco conocido en el resto del mundo y que en general ha dejado de formar parte de los recuerdos que deberíamos mantener. Él, quizás, deba ser recordado, más allá de su propia ideología (que no conocemos), como un mártir de la libertad.

Brito, quien había utilizado todos sus ahorros para comprar unas tierras en el estado Bolívar (al sur de Venezuela) y dedicarse con su familia a la agricultura, sufrió una invasión del terreno comprado que fue promovida por unas políticas ocupatorias que se dieron en el marco de las leyes habilitantes del año 2001. Este evento, que fue culpa del propio Hugo Chávez, dejó sin nada a Brito y arruinó totalmente a su familia. Pero lejos de quedarse así, él se propuso a pelear y siguió todos los canales legales para hacerlo.

Ahora, estamos hablando de que fue una lucha que se estaba dando en el contexto inicial de una tiranía, una lucha contra el régimen terminaría por costarle, no sólo su propiedad, sino también su libertad y su vida, los tres valores fundamentales que los liberales defendemos.


A Franklin Brito, la lucha contra el régimen terminaría por costarle, no sólo su propiedad, sino también su libertad y su vida, los tres valores fundamentales que los liberales defendemos.


Su caso refleja uno de los peores actos de arbitrariedad y violación a la integridad humana que quizás haya cometido la tiranía venezolana, y fue perpetrado personalmente por Chávez, quien se abocó directamente al caso y se ensañó con Brito. Chávez ordenó que lo ingresaran involuntariamente en un manicomio, en este caso, la Unidad Psiquiátrica del Hospital Militar de Caracas, unos días después de que iniciara su sexta huelga de hambre con el fin de presionar al tirano para que le devolviera las tierras que unos vándalos le invadieron.

Esta huelga lo dio a conocer en toda Venezuela, pues algunos medios de comunicación se arriesgaron a relatar el testimonio a través de las declaraciones que daba su hija. No obstante, no siempre éramos conscientes de lo que sucedía porque el hombre estaba totalmente aislado y el régimen hacía todo lo posible por desprestigiarlo. En ese sentido, la situación era bastante preocupante, pues ya entonces se habían hecho públicas un par de fotografías de Brito en las que se le veía en un estado de inanición deplorable, imágenes que se volvieron virales y desesperaron a la gente, documentos que demostraron hasta qué punto el régimen era (y es) capaz de llegar para conseguir sus totalitarios.

La huelga de Franklin duró hasta el 30 de agosto cuando un fallo en sus órganos por la falta de nutrientes esenciales lo llevó a la muerte.

Creo que sería injusto desmeritar este hecho como un simple acto voluntario que alguien acometió ante otro tipo de resignaciones que hubiesen preservado su vida, y es que su muerte ha servido no sólo para que muchos venezolanos entráramos en razón en cuanto a la magnitud de lo que estábamos viviendo dentro de nuestro país, sino para que entendiéramos la fuerte relación que hay entre la propiedad privada y la vida. Cuando Chávez le robó su propiedad a Franklin Brito, no sólo le estaba robando un pedazo de tierra, sino el fruto de su esfuerzo, le estaba arrebatando un lugar en donde debía haber todo tipo de valores incuantificables en la devaluada moneda venezolana, su vida.


Cuando Chávez le robó su propiedad a Franklin Brito, no sólo le estaba robando un pedazo de tierra, sino el fruto de su esfuerzo, le estaba arrebatando un lugar en donde debía haber todo tipo de valores incuantificables en la devaluada moneda venezolana, su vida.


Yo no sé si Franklin Brito era liberal, pero incluso aunque fuese de ideología socialista, lo considero un héroe de mi causa. Si bien yo aprecio demasiado mi vida como para no hacer algo semejante a lo que él hizo, valoro muchísimo su decisión y siento que se debe hablar y aprender de ella, no sólo como un ejemplo para Venezuela, sino como un ejemplo para el mundo de que ha habido criollos que han entendido cuál es el camino correcto.

 

Por: Nixon Piñango

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF