La Seguridad Ciudadana: ¿Necesidad Pública O Bien Privado?

Escrito por Leonardo el . Posteado en Reflexiones

Leonardo
Estudiante. Liberalista político: critíco todo lo que puedo entender, aplaudo lo que no -excepto aquello que sencillamente es absurdo-. Venezuela

¿Te resulta normal observar como en cada urbanización, en cualquier centro comercial, en cualquier local o en cualquier casa o propiedad aprecies, un guardia de seguridad? ¿Realmente consideras algo común y corriente que eso suceda? Si es así, ¡Qué bueno que lees esto!

La seguridad ha sido un tema fundamental para el desarrollo próspero de los hombres desde hace ya bastante tiempo: impidiendo ser agredidos, despojados de sus pertenencias, etc. Y así conllevando a la consolidación de un estilo de vida agradable y óptimo. En Venezuela, desde hace ya 16 años, se manifestó el establecimiento de un gobierno totalmente desinteresado por la seguridad, conllevando a un presente donde el terror se torna perpetuo y se hace sentir por donde camines.

Desde tiempos remotos, muchos pensadores e intelectuales afirmaron una gran verdad, a saber: que el único deber del Estado debe ser mantener la seguridad de sus ciudadanos para que estos puedan vivir de forma plena y feliz. Desde Thomas Hobbes (uno de los pensadores más extraordinarios de la historia), hasta Adam Smith (uno de los principales padres de la corriente de pensamiento económico hoy llamado liberalismo), afirmaron que una de las muy pocas competencias del Estado y del gobierno de turno debía ser la preservación de tal cosa, hecho que hoy nos remite a presentar la siguiente interrogante: ¿Es acaso la seguridad en Venezuela, algo que paso a ser un producto de carácter privado?

Si nos detenemos a observar la manera en como un gobierno populista, deficiente, inútil, retrogrado y de izquierda, ha buscado emtrometerse –con nefastos resultados- en el mercado y en todas las áreas que competen al desarrollo de las personas y de la sociedad en general, podemos observar que el único sitio que ha dejado u abandonado ha sido, irónicamente, uno de los pocos sectores por los que existe tanto este, como el Estado mismo. Con unos índices alarmantes en materia de seguridad, y con decenas de planes implementados a lo largo de estos 16 años se ha buscado desviar la atención de la grave crisis que afrontamos.

¿Por qué “desviar la atención” y no “solucionar el problema”? Porque un gobierno que negocia con presos, que permite su permanencia y que no hace sino meter en las cárceles a aquellos individuos que adversen en su contra, es un gobierno dado a preservar un mal que hoy en día compromete la vida de miles de personas a lo largo y ancho del territorio nacional. Conllevando a gastar millones de bolívares en seguridad privada que, aunado la inflación más alta del mundo, solo compromete nuestra estabilidad económica en mayor medida y nos produce una idea de reconocer y asumir a tal derecho como un bien que no todos merecen, o que de no poder costearse a partir del capital de cada cual, no se puede obtener.

¿Soy idealista al afirmar la existencia de una sociedad donde la seguridad no sea privada sino pública? No, por el contrario, soy una persona consciente del deber único y exclusivo de un gobierno arraigado en el Estado que no ha hecho sino mantener aires de miedo e incertidumbre, atendiendo solo los intereses de las personas que lo constituyen, y de un “pueblo” que está ahí, esperando su turno en la cola de algún establecimiento comercial, para comprar comida.

Así que la próxima vez que veas algún vigilante o guardia de seguridad, pregúntate: ¿Acaso como ciudadano no tengo derecho de caminar libremente por la calle? Y de ser así, ¿acaso el gobierno no estaría desatendiendo un derecho que me es inalienable como miembro de la sociedad? ¿Por qué si me roban el celular en la calle las autoridades no hacen nada y lo tildan como una “pérdida”? ¿Por qué si reporto un robo en alguna instancia pública y pido que lo busquen no terminan sino burlándose de mí y dándome a entender que eso ya es “un caso perdido”? ¿Crees que es normal eso, común, corriente, algo que ocurre en todas partes? No amigo, y jamás dejes que tales ideas se cultiven en tu cabeza, porque sino desgraciadamente terminarás formando parte de ese rebaño que va en aumento.

 

Por: Leonardo Chaurio


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF