fbpx

Las Mentiras del Socialismo: La Inteligencia Cubana G2 y la “Oposición”

Escrito por Jose Miguel el . Posteado en Política

Jose Miguel
Fundador de iF Revista Digital. Escribo para no morir en el tiempo; opino para defender lo que sé y cuestiono para descubrir lo que no. Capitalista | Libertario | Egoísta | Amante de la libertad individual


Una oposición de verdad es una amenaza para cualquier dictadura.


El comienzo de la dictadura

Cuando una banda de criminales busca hacerse con el poder, lo planifica, crea escenarios, evalúa posibles resultados y lo ejecuta. El asalto a una República no es algo que se da de la noche, en medio de un trasnocho o una borrachera; la izquierda sabe esto y por eso ha tenido éxito haciéndose con el poder en todos los países a los que ha condenado. Venezuela no es la excepción.

El cómo y el cuándo -entre otros detalles estratégicos- es algo que varía dependiendo de muchos factores, pero hay algo clave que todos los socialistas se han preocupado por controlar antes de atacar: el enemigo.

Ni la Unión Soviética de Stalin, ni la China de Mao, ni la Alemania de Hitler, la Cuba de Fidel, ni la Venezuela de Chávez habrían sido posibles si hubiesen tenido un enemigo real, poderoso y radicalmente opuesto en lo ideológico. El conquistar la mente de los ciudadanos con ideas que vayan de la mano con sus intenciones políticas y que se sostengan sobre los principios del sistema que desean imponer es clave para ganar la primera batalla y -así mismo- la guerra: el socialismo debe gobernar -primero- en la mente de las personas.

Lo hicieron en Rusia. Lo hicieron en China. Lo hicieron en Alemania, en Cuba y también en Venezuela. Es un patrón que se repite, y no hay debilidad más peligrosa para el poder que tener un patrón que se repita. ¿Cómo contrarresta la izquierda lo que los hace vulnerables? Golpeando primero que el enemigo.


La inteligencia cubana

Un elemento importante para la inteligencia de una dictadura de izquierda es: el enemigo de mentira.

En su libro “1984”, George Orwell lo explica perfecto a través del personaje Emmanuel Goldstein: toda dictadura necesita a quién “echarle la culpa”, a quien “amenazar”, a quien “acusar”, a quien “perseguir”. Pero esto -como las comillas lo insinúan- es de mentiritas, porque a los verdaderos enemigos se les encierra y se les mata. Un tirano rara vez deja cabos sueltos; ellos no están jugando.

Es así como surge la necesidad de una oposición diseñada, creada, financiada y dotada de apoyo popular suficiente. Esta representa una de las piezas más poderosas de la inteligencia comunista, que será usada con fines propagandísticos.

¿Por qué? Pues porque con sus propios funcionarios, la dictadura controla la matriz de opinión de sus seguidores. Y con políticos disfrazados de adversarios, la inteligencia comunista controla al otro grueso de la población que podrían convertirse en potenciales disidentes. Simple.

Para lograr amarrar el poder en sus manos, la izquierda necesita controlar los dos bultos: el de sus fanáticos convencidos y el de aquellos que no están de acuerdo. ¿Cómo controlar a quienes no están de acuerdo? Diciéndoles lo que quieren escuchar, a través de voces y líderes en los que ellos aprenden a creer, pero que no los llevan a ningún lado, que no actúan, que son inertes.

Esta -señores- es la verdadera inteligencia cubana. Este es el verdadero G2.


El enemigo de mentira y sus seguidores

El G2 es un pulpo que extiende sus tentáculos hacia otro elemento de la inteligencia cubana: los fanáticos “disidentes”.

El chavismo no tiene de qué preocuparse entre sus seguidores. Con que conserven a un grupo aceptable de fanáticos les basta para construir su propaganda mentirosa sobre “el apoyo popular”. Para ellos, “el pueblo” son esas 20 personas que logran pagar para que asistan a sus tarimas solitarias. No necesitan más.

Pero todo el peso de la inteligencia G2 recae sobre la necesidad de tener bajo control a la masa de gente que se le puede convertir en un problema: los disidentes.

El socialismo usa el famoso “divide y vencerás” y quien divide a los ciudadanos que luchan por su libertad es -sin duda- un instrumento del G2. Pero no es precisamente el ciudadano con pensamiento crítico y criterio propio el que divide a quienes quieren libertad. No; este -al contrario- es quien despierta a los dormidos por la matriz de opinión construida por la inteligencia cubana.

Quien en realidad sirve de herramienta de división para la inteligencia cubana -el G2- es quien inmediatamente sale a criticar y atacar a quien no comparte su “versión de la realidad”, que -cabe destacar- no es “su versión”; es la que el G2 le sembró en la cabeza usando la voz del enemigo de mentira, de ese político “carismático”, de los medios, los periodistas e influencers pagados por el sistema.

Un verdadero G2 es usualmente -y quizás sin saberlo- ese que acusa de “divisionista” al que critica a esos líderes de los que él -el fanático “disidente”- se enamoró. El verdadero G2 es quien repite “Si no sumas, no restes”, cuyo argumento descalificativo es profundamente comunista, profundamente chavista: “si no estás conmigo, no cuentas”.

Un verdadero G2 es ese que ya -como un pusilánime- repite de manera automática “y tú qué propones” a todo aquel que dice algo que no le gusta. Y cabe destacar que quien usualmente hace la chocante pregunta de “y tú qué propones” es el que nunca propone nada. Por el contrario, solo ha seguido el camino que le han enseñado sus pastores: los enemigos de mentira de la dictadura.

El comunismo no es bobo, sabe que antes de que la verdadera oposición se les forme, deben formar la de ellos. Y es ese primer pelotón -sin armas- el que le garantiza la permanencia en el poder. Una falsa oposición que hace a los fanáticos “disidentes” cantar al son de la matriz de opinión construida por su sala situacional, representa un arma poderosa para ganar la guerra política e ideológica. Los fanáticos “disidentes” son una consecuencia del G2.

Una oposición de mentira y dotada de apoyo popular, es traída a este mundo para hacer que la dictadura nunca muera.


El nuevo líder

El sistema sabe refrescarse, renovarse y usualmente lo hace sobre la figura de: “el nuevo líder”.

Todo esto suena a que debemos desconfiar de todos los políticos, pero no. Cuando una “cara nueva” sale, no podemos irnos de frente sin argumentos a descalificarlo, porque podríamos estar perdiendo una oportunidad de oro.

Aún viviendo bajo las garras de una tiranía, hay -por supuesto- ciudadanos con sed de libertad y uno de ellos podría ser un político, una figura pública. Pero mucho cuidado, porque de entrada el sistema lo puede mostrar como “un ser confiable”, “el político joven que no está sucio”, y es trabajo de los ciudadanos vigilar sus pasos para que ejecuten las acciones contundentes que permitan lograr el derrocamiento del tirano.

No endiosar, no seguir fanáticamente y no enamorarse ciegamente de “el nuevo líder” es responsabilidad de cada individuo. Es la mejor forma de contribuir con el objetivo. Decir que “él sabe lo que hace” ante cada una de sus decisiones; decir que “es una estrategia política” ante sus acciones confusas o “es que él debe ser cauteloso” para justificar su inacción, no ayuda en nada a la causa de la libertad: la pone en riesgo.

Si un político, la “cara nueva”, asume el liderazgo opositor y no hace el trabajo que tiene que hacer en pro de la libertad, claro que sabe lo que hace: un favor a la dictadura. Claro que es estrategia política: del G2. Y no es que esté siendo “cauteloso”: está siendo traidor al país que representa.

Es obligación moral de los ciudadanos el dejarlo al descubierto, el denunciarlo.


El enemigo real

Quienes critican, atacan y argumentan contra una oposición de mentira, representan la verdadera amenaza para la dictadura.

Su único propósito es dejar a los sospechosos habituales -como los llama Juan Carlos Sosa Azpúrua- al descubierto, quebrar ese anillo de seguridad que bloquea su paso hacia la conquista de la libertad. Un individuo con criterio propio, que denuncia, acusa y presiona a quienes representan a ese “enemigo de mentira”, es el enemigo real de la izquierda, del socialismo. Es el enemigo de la dictadura, de la tiranía.

Por eso los callan, por eso los aíslan, por eso los hacen ver como “los locos radicales”, “la jauría de derecha”, “los guerreros del teclado” y por eso los descalifican. Y quienes les sirven de instrumento a este aparato de inteligencia del sistema, atacando y descalificando al enemigo real de la tiranía, son -precisamente- el resultado del G2 cubano bien pensado.


Conclusión

La dictadura se encarga de hablarle a sus propios seguidores y el enemigo de mentira se encarga de los fanáticos “de oposición”, pero el G2 los controla a ambos con su aparato de inteligencia cubana evitando que la amenaza real se forme: la verdadera oposición.

Es así como se desmiente esa mentira socialista de quiénes son realmente los que juegan a favor del G2.

 

Por: José Miguel

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF