Mentiras de los Socialistas: “Esto no es Asunto de Izquierda ni Derecha”

Escrito por Jose Jauregui el . Posteado en Dosis iF

Jose Jauregui
Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas.

Piensa en el número de veces que has escuchado decir a los políticos que “esto no es un asunto de izquierda ni derecha”.

En el mundo, las cosas o están bien o están mal. No existe tal cosa como “medio bueno”, “medio malo”. O es blanco o es negro, ser gris -en términos morales- no existe

En la política pasa lo mismo. Todo se trata de derecha o izquierda. No hay tal definición para la derecha mala o la izquierda buena, esto es -y siempre ha sido- un asunto de derecha o izquierda. Una se basa en la libertad, el individuo y el esfuerzo y la otra en la esclavitud, el colectivo y el sacrificio.

Cuando escuchamos a un político decir que “esto no se trata de derecha ni izquierda”, es por una sencilla razón: quien lo está diciendo desea ocultar su verdadera inclinación e intenciones, las cuales muy seguramente son malas.

La razón por la cual hoy día muchos políticos hablan de esta forma en sus discursos es simple: hoy en día las personas no quieren saber nada de socialismo. Han visto la maldad de este sistema, han despertado y se han dado cuenta que la izquierda lo único que hace es robarles su vida, libertad y propiedad, desembocando en una vida sin dignidad, de sacrificio y esclavitud.

Las personas hoy desean ver con su esfuerzo la recompensa de este, desean poder tener libertad para crear, para inventar, para equivocarse, para ser responsables de sus decisiones, es por esto que un discurso socialista sería la sentencia final para cualquier político con aspiraciones al poder de esa tendencia. Por esto buscan crear una matriz de opinión en base a que no se trata ni de una ni de la otra, sino de unir las partes buenas de ambas, lo cual no solo es insostenible sino impracticable, ya que indudablemente las políticas socialistas terminan asfixiando y destruyendo las políticas de derecha.

Hacer un “mix”, una mezcla de “lo bueno de cada una” no es más pavimentar el camino sobre lodo, un lodo que nos termina hundiendo en lo ya conocemos: el socialismo. “Tomar lo bueno de cada una” no es más que transitar hacia el socialismo de una manera “menos violenta” y más fácil de encubrir, y si no lo crees, solo mira a los países de economías mixtas y verás como estos violan las libertades y derechos individuales por medio del poder del Estado, crean leyes  que les permitan quitarles a unos para darles a otros, o puedan -por medio del robo de los impuestos- dar cosas “gratis” a unos con dinero de otros Esto lo único que busca es, aniquilar el poder creativo y empresarial de las personas, generando así poco a poco la implementación de un Estado planificado el cual no es más que un Estado socialista.

Por eso hoy más que nunca, en este siglo, debe volverse a la vieja batalla entre desenmascarar al socialismo y sus verdaderas intenciones, aunque vengan camufladas entre una falsa premisa de “lo bueno de ambos sistemas”. No hay nada más peligroso que este tipo de político, el que finge no tener ideología y habla de valores que nadie conoce. Los políticos “mixtos” son los que usualmente hacen lo que sea solo para alcanzar por el poder, para luego usar la violencia y violencia para satisfacer sus caprichos personales.

Aquel político que está dispuesto de verdad a generar una cambio y permitir que los ciudadanos de un país logren una condición mejor, no tiene porqué esconderse en un discurso como el de “esto no se trata ni de derecha ni de izquierda”, pues no tiene porqué avergonzarse de su verdadera ideología, de sus valores. Sabe que está en el camino correcto, y ese camino -aunque no sea perfecto- es el único que ha permitido al ser humano desarrollar sus capacidades al máximo. Le ha permitido al ser humano crear cosas inimaginables y jamás vistas ni en los sueños más optimistas

Ese camino es el camino de la derecha, y por más que ha existido siempre la sombra de la izquierda asechando a quienes eligen ese camino, ha demostrado que es el camino a seguir, que es el camino que puede lograr sacar lo mejor del ser humano sin atentar contra los demás individuos, ni haciendo sacrificios de unos por otros.

Esto sí es un asunto de izquierda y derecha. O se está del lado del mal, de la pobreza, de la corrupción, de la violencia y la esclavitud moderna, o se está del lado del bien, de la riqueza, de la honestidad, de la paz y la libertad individual.

No hay grises cuando se trata de elegir entre el bien y el mal.

 

Por: José Jauregui


Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF