fbpx

Ser Joven Y Ético, ¿Es Posible O Eso Es Cosa De Viejos?

Escrito por Leonardo el . Posteado en Reflexiones

Leonardo
Estudiante. Liberalista político: critíco todo lo que puedo entender, aplaudo lo que no -excepto aquello que sencillamente es absurdo-. Venezuela

Es normal escuchar en nuestro día a día cosas como “la juventud está perdida”, “todos los jóvenes son iguales”, “todos piensan en sexo, alcohol, etc.”, entre otras palabras que me parecen rebuscadas, y demasiado “generales”: incluyendo a mi persona y a muchos otros dentro de dichas categorías a las que sencillamente no pertenecemos.

Está bien: seremos el país latinoamericano con mayor índice de embarazos precoces, podrá haber una decadencia terrible en el sector social en que nos vemos inmersos todos aquellos que vamos en camino a la adultez. ¿pero de verdad no podemos ser jóvenes, y guiarnos por una ética, por un sistema de valores, y por principios determinados? ¿Es que acaso esto es propio de gente mayor, o de creyentes de alguna religión, que defienden a ultranza los preceptos éticos emanados de dichas doctrinas, no por responsabilidad sino por miedo (solo por mencionar unos cuantos casos)?

Hoy en día afirmamos que es propio de personas “anticuadas”, “ingenuas”, o “demasiado serias” el guiarse por principios particulares dentro de su accionar cotidiano, bien: en primer lugar cabe afirmar que el ser una persona ética no es actuar bien solo por quedar bien ante los demás (como el chico bueno de la historia), sino por algo que se puede catalogar como deber moral, como “buena voluntad”. Ello no lo limita a hacer o no hacer determinadas cosas (puedes divertirte de la forma que quieras, hacer lo que te dé la gana), pero sin embargo el que hagas o dejes de hacer no es lo que te interesa, lo que interesa es que dicho accionar no perjudique a terceras personas, no pretenda involucrar de forma negativa a los demás, sino que por el contrario, aspire evitar cualquier contratiempo o problema que pueda generar a otros a través de tales actos, manteniendo la responsabilidad ante los mismos.

Por otro lado, el ser responsable no es una condición propia de “doctos” o “ilustrados”, es una condición de alguien que es consciente de su deber en la vida consigo mismo, y con sus contemporáneos. Es normal que muchas personas (mayores, sobre todo) cataloguen a los jóvenes bajo términos despectivos, que ponen en evidencia el claro desaliento que hay respecto de nuestro grupo social, pues bien: ¡Asumo que si ustedes hubieran sido tan “perfectos”, el país no habría terminado de esta manera! ¡¿O es que piensan que las condiciones actuales se dieron solo por estos últimos 15 años?!

No hay que ignorar el hecho de que la mayoría de las personas jóvenes que conforman este país no vayan “por buen camino”, pero tampoco podemos ignorar que hay otra parte de la población que posee aspiraciones, metas, sueños y que por ellos se toman las cosas en serio, se guían por sus principios, y exhiben madurez y compromiso consigo mismos.

Por ende, esa visión nihilista de la juventud debe ser repensada. Hay jóvenes que no sirven para nada, pero también hay personas que tienen una ética, que tienen principios, y que no por ello deben limitarse a tener una vida ascética, o deben catalogarse como “vejestorios prematuros”. Sino por el contrario, como gente que demuestra que no es necesario ser viejo, sabio, o cristiano, para ser ético. Por último: la ética no se limita a la religión, va mas allá, por ende si eres ateo, no creas o te figures que no es posible tener un sistema ético y negar la existencia de entidades metafísicas, porque de hecho: sí, si es posible.

 

Por: Leonardo Chaurio  |  Foto: nocaptionneeded.com

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF