fbpx

Una Enfermedad Llamada Chavismo, ¿Quiénes la Padecen?

Escrito por iF el . Posteado en Público iF

iF
Nuestro propósito es hacer que los jóvenes conozcan los beneficios de la libertad. ¿Cómo lo hacemos? Con ideas, argumentos y ejemplos sencillos; hablando su mismo idioma. Contenido libertario.

Quiero desempolvar unas ideas de Aldous Huxley escritas en 1958 para su libro “Nueva visita a un mundo feliz” con la intención de comprender la importancia de la identidad individual. 


El origen de la enfermedad

Estas ideas son tan esclarecedoras como el sol puede serlo para el día que nace. 

La premisa de Aldous Huxley para aquella época, es que el mundo podría colapsar en sociedades controladas por gobiernos comunistas por dos razones: La primera es el exceso de población, y la segunda, exceso de organización como respuesta para tratar de administrar los pocos recurso disponibles. 

Pero en Venezuela, en pleno siglo XXI no ha hecho falta ni tener exceso de población, ni exceso de organización, ni mucho menos pocos recursos para sufrir el comunismo, porque sí, el comunismo no se vive, se sufre. En nuestro caso, comparto la idea de Huxley al parodiar la frase de Winston Churchill, “nunca tantos han sido tan manipulados por tan pocos.”


En Venezuela, en pleno siglo XXI no ha hecho falta ni tener exceso de población, ni exceso de organización, ni mucho menos pocos recursos para sufrir el comunismo, porque sí, el comunismo no se vive, se sufre.


En el orden de esas manipulaciones, una de las peores, es la de hacer sentir a los integrantes de nuestra sociedad, que aspirar a la realización individual es malo, y solo se obra de buena manera cuando la sociedad -como masa- se pone por encima del individuo. 

Es decir, tus intereses, tus sueños, tus anhelos son un pecado si ellos te impiden ser parte de la masa, porque para ser parte de la masa, el principal requisito es olvidarte de tu identidad, de tu capacidad de razonar. 


Los síntomas

“Pero las sociedades están compuestas de individuos y son buenas -únicamente- en la medida en que ayudan a los individuos a realizarse conforme a sus potencialidades y a lograr una vida feliz y fecunda”, acierta Huxley al decir esto. 

Ahora les pregunto ¿Han notado que en Venezuela hay personas que se quejan de todo y otros que por el contrario se adaptan a todo por más humillante que sea? 

La respuesta seguramente es sí, y esto tiene una explicación que te dejará pensando largo rato: 

El filósofo y psiquiatra, Erich Fromm nos dice: «Nuestra sociedad occidental contemporánea, a pesar de su progreso material, intelectual y político, ayuda cada vez menos a la salud mental y tiende a socavar la seguridad interior, la felicidad, la razón y la capacidad para el amor del individuo; tiende a convertirlo en un autómata que paga su frustración como ser humano con trastornos mentales crecientes y una desesperación que se oculta bajo un frenético afán de trabajo y supuestos placeres. 

Nuestros «crecientes trastornos mentales» pueden manifestarse en síntomas neuróticos. Estos síntomas son claros y causan una zozobra extrema. 


Los enfermos

Pero «huyamos —dice el doctor Fromm— de definir la higiene mental como la prevención de los síntomas. Los síntomas no son como tales nuestros enemigos, sino nuestros amigos; donde hay síntomas hay conflicto y el conflicto siempre indica que las fuerzas vitales que luchan por “la integración y la felicidad siguen combatiendo todavía». 

Donde cabe hallar a las víctimas realmente incurables de la enfermedad mental es entre quienes parecen los más normales. «Muchos de ellos son normales porque se han ajustado muy bien a nuestro modo de existencia, porque su voz humana ha sido acallada a edad tan temprana de sus vidas que ya ni siquiera luchan, padecen o tienen síntomas, en contraste con lo que al neurótico sucede.» 

Son normales, no en lo que podría llamarse el sentido absoluto de la palabra, sino únicamente en relación con una sociedad profundamente anormal.


Lee también este artículo: ¿Por Qué El Socialismo Necesita Empobrecer A Países Enteros?


Su perfecta adaptación a esa sociedad anormal es una medida de la enfermedad mental que padecen. Estos millones de personas anormalmente normales, que viven sin quejarse en una sociedad a la que, si fueran seres humanos cabales, no deberían estar adaptados, todavía acarician «la ilusión de la individualidad», pero de hecho han quedado en gran medida desindividualizados. 

Su conformidad está derivando hacia algo que se parece a la uniformidad. Pero «uniformidad y libertad son incompatibles. Uniformidad y salud mental son incompatibles también… El hombre no está hecho para ser un autómata y, si se convierte en tal, la base de la salud mental queda destruida”

Queda claro entonces dos cosas, en Venezuela gracias al chavismo no hay una sociedad occidental propiamente dicha, pero sí hay, en la misma medida gracias al chavismo y sus cómplices (falsa oposición), un bombardeo constante que busca destruir la salud mental del individuo, con el objetivo claro de volver a la persona un autómata incapaz de razonar, de pensar, de criticar y de seguir su realización y el cumplimiento de sus sueños. 


Así las cosas el diagnóstico es: Enfermedad: Chavismo, socialismo, comunismo. 

Nota importante de leer: Si aún, después de 20 años sufriendo esta enfermedad te quejas, te resistes a sus malos tratos y criticas a la dirigencia política que no cumple con su trabajo, ¡felicidades! A pesar de sufrir la enfermedad estas luchando por curarte y tu salud mental se mantiene.

Si por el contrario, todo te da igual, tienes una actitud sumisa ante las cosas negativas que te hace el chavismo y sus cómplices y andas por ahí como si fueses un ser adaptado a una sociedad que no funciona, lo lamento, es posible que necesites entrar a un programa de rehabilitación urgente o capaz el chavismo que habita en ti ya sea incurable.

Si aún puedes entender esto ¡pide ayuda!


Este artículo ha sido redactado y enviado por un lector de iF Revista Digital

Autor: Rafael F. Collins – (29 años)
Escritor, abogado y periodista.

Actualmente trabaja como periodista en la Secretaría de la Universidad de Carabobo y profesor en la escuela de Comunicación Social de la Universidad Arturo Michelena. Cuenta con una obra publicada sobre la migración venezolana y los casos de asesinato y tortura en las protestas del año 2014 y 2017 titulada “La normalidad de las cosas”.

Twitter: @fecollins

 

Lee Nuestros Artículos ¡¡RECOMENDADOS!!


Cuestiona Todo Ícono-circular-iF